Las implicancias olímpicas y panamericanas de estos World Surfing Games en Japón

Entre el 15 y el 22 de septiembre empieza a dibujarse la ruta para Tokio 2020 y a definirse los primeros atletas para Lima 2019


La edición 2018 de los World Surfing Games (WSG) que tendrán lugar en Tahara, Japón entre el 15 y el 22 de septiembre tiene tanto importantes implicancias olímpicas como panamericanas, si se quiere muy especialmente panamericanas.

Por el lado del camino que lleva a Tokio 2020, la implicancia es indirecta pero no menos importante, los resultados de estos WSG nipones serán los que generen las preclasificaciones y el orden de sembrados de los WSG 2019 que sí terminarán clasificando atletas (los mejores de África, Europa, Asia y Oceanía) a los Juegos Olímpicos.

Para los países de estas regiones resulta especialmente importante que en estos World Surfing Games terminen bien para que en la misma prueba el año que viene no se les toquen cruces complicados en ronda 1.

Un buen ejemplo es Nueva Zelanda, los kiwis verán a Australia obteniendo sus cupos por el CT y tienen grandes chances de obtener dos clasificaciones en esta prueba.

Lo mismo podría decirse de España, que probablemente tenga a Francia clasificado por el CT y pelearía con Portugal por el lugar que se da para Europa en la prueba 2019 de los WSG, conviene tener una buena preclasificación.

Por esto seguramente armaron el dream team que anunciaron hoy (entérate aquí).

Con respecto a los Panamericanos, la cosa es más directa: Los dos mejores atletas hombres y las dos mejores damas de los países miembros de la Asociación Panamericana de Surf ubicados en los WSG se garantizarán un lugar en Lima 2019.

Estos puestos serán incuestionables porque la escala jerárquica para short board del criterio de clasificación pone a la ISA en primer lugar. O sea que, si el mejor surfer panamericano en Tahara se ubica 15, su lugar luego no podrá ser quitado por un compatriota ni en los Panamericanos ni en el circuito ALAS.