León del Caribe

Un viaje repentino a Bocas del Toro tuvo un resultado soñado. "Arriesgamos y terminó siendo uno de los mejores trips de mi vida", cuenta el surfista


Foto de portada: Tony Zacharek

El swell que ingresó en el Caribe centroamericano unas semanas atrás hizo historia en todas las islas que se pusieron en el camino y luego en el continente. Condiciones perfectas y tubos y más tubos casi por todos lados. León Glatzer se fue al este de su país, Costa Rica, y encontró mucho mar pero malos vientos. Hubo que forzar la suerte y el bolsillo, gastando más de lo planeado para llegar a Bocas del Toro y surfear varias de las mejores olas del surfista.

Ese esfuerzo extra fue clave para que la mala suerte de la primera instancia, se convirtiera en los tubazos que se ven a continuación.

León tuvo que ir a buscar el pote de oro al final del arcoíris, lo hizo y lo que encontró fueron tubos y olones. "Es una bendición estar en este mundo", dice. Foto: Fabián Sánchez
"Esta fue la primera ola del trip", cuenta León. "Esa ola es un slab gigante en el que si te caes seguramente golpees la piedra, pero es un tubazo que cabe un camión". Foto: Shane Leon


"Uno de los mejores aéreos que he hecho en mi vida", si lo dice un aerealista como León, hay que detenerse a mirarlo con atención. Kerrupt inmaculado del tico que muestra que no solo de tubos vive el hombre. Secuencia: Shane Leon

"Escribiéndole a todos mis amigos que voy para Bocas del Toro, contándoles lo épico que está", cuenta León sobre la foto de la izquierda. A la derecha: Desayuno en el trimarán donde durmió para surfear varias de las mejores olas de su vida. Fotos: Fabián Sánchez
Bien dispuesto, bajando la poderosa. "No hay sensación más increíble que estar en un tubo de 10 segundos", dice el surfista. Foto: Shane Leon
Un slob air alto en el paraíso caribeño que es Bocas del Toro. Foto: Shane Leon

Cuenta si el viaje fue planificado porque se supo que este swellazo viajaba al Caribe centroamericano o ya estaba fijado de antes y tuviste suerte.
Este swell lo vimos venir una semana antes con Fabián Sánchez (fotógrafo de SurfingNation), pero el plan original era ir al Caribe de Costa Rica, a Salsa Brava pero cuando llegamos estaba muy pasado y grande, con olas que ni se podían surfiar y también mucha tormenta.

Estábamos un poco tristes porque veníamos con una expectativa muy alta. Dos horas después recibí una llamada de Bolívar Andrés, un amigo de Bocas del Toro que surfea increíble y es el capitán del Trimarán en el que estuvimos luego, todo el trip, yo a él le llamo “el capitán de Bocas”; es una de las personas mas increíbles que conozco en la vida, mucha humildad y apasionado del surf mas que nadie. Me llamó y me dijo que todos los pros estaban en Bocas. Y que estaba épico y offshore todo el día. Fabián y yo salimos en carrera para allá.

No teníamos el presupuesto para viajar pero definitivamente no queríamos perdernos este swell, así que lo arriesgamos y terminó siendo uno de los mejores trips de mi vida.

¿Ibas de ola en ola usando el trimarán?
No, solo dormíamos ahí parqueados en un dock. Él tenía otro bote pequeño y con eso nos movíamos a todos lados, de ola a ola.

Comparando con el resto de lugares que has ido, ¿cómo rankea Bocas?
Está en mis top 3 de los lugares que he surfiado en mi vida.

Describe la mejor ola del viaje.
La mejor ola del viaje fue una que empecé con un tubo de cinco segundos, salí, hice un Kerrupt Flip y después un carve grande. Combiné mis tres maniobras favoritas en la ola.

¿Y el peor golpe?
En Silverbacks, me caí de cabeza y estuve como un minuto debajo del agua. Me asusté mucho la verdad.

Si pudieras resumir este viaje con algunas palabras, ¿qué dirías?
Un trip surrealista, Nunca imaginé que una decisión tan espontánea iba a ser una de las mejores de mi vida.

"La mejor ola del viaje fue una que empecé con un tubo de cinco segundos, salí, hice un Kerrupt Flip y después un carve grande. Combiné mis tres maniobras favoritas", se ve que las olas se prestaban para eso, y la clase del surfista también. Sobre la foto de la derecha, León dijo que podría haber entubado, pero quería volar. Fotos: Fabián Sánchez
Silverbacks es la ola más intimidante que he surfeado en mi vida, mucho más que Pipeline. He hablado con muchos hawaianos que son chargers y dicen lo mismo. La ola tiene demasiada fuerza porque viene desde el mar abierto, y es super profundo. A veces te quedas debajo del agua más de dos olas", cuenta León. Se ve bien intimidante. Foto: Shane Leon
"Un drop gigante en la famosa y tremenda Silverbacks. Si preguntan, sí tuve miedo", cuenta León, que en esa sesión sufrió uno de los peores golpes de su vida. "Me caí de cabeza y estuve como un minuto debajo del agua. Me asusté mucho la verdad", dijo. Foto: Shane Leon
Se parece a un sueño. ¿O no? Foto: Shane Leon
"Ya tenía de estar en este tubo 10 segundos, no me lo podía creer", cuenta León. Foto: Fabián Sánchez

"Un trip surrealista, Nunca imaginé que una decisión tan espontánea iba a ser una de las mejores de mi vida", contó el surfista. Foto: Tony Zacharek