Lucía Indurain no para: Arrancó de viaje nuevamente

Luego de hacer la final del ALAS de El Salvador en diciembre, volvió para ver a la familia, juntar dinero y ya partió para competir en los internacionales de Ecuador


Presenta Quiksilver y Roxy Argentina - Foto de portada: Demarsan 

El foco, la dedicación y el esfuerzo que Lucía Indurain pone para expandir sus fronteras es digno de ser resaltado. Al igual que su buena planificiación para lograrlo.

Lo de 2020 fue un gran ejemplo: Pandemia, sin surfing en Argentina, miró los países que estaban con fronteras abiertas, se fue a México, se fue a El Salvador, entrenó, entrenó y entrenó y se metió en la gran final de uno de los torneos más competitivos del año, venciendo en el camino a varias de las mejores de América y el mundo.

Volvió a casa tras seis meses afuera, saludó a la familia pero supo que tenía que seguir entrenando y juntando plata porque el 2021 significaría el regreso a las competencias y el mundial más importante de la historia, el ISA de El Salvador que brinda los últimos cupos para Tokio 2021.

No pasaron 15 días de febrero y ya está de nuvo subida en un avión, rumbo a Ecuador donde, si todo sale bien, se realizarán dos QS y un ALAS.

Sabe que lo del año pasado le hizo bien y quiere repetirlo.

Debajo comparte algunos conceptos sobre su nueva aventura y lo que le espera en este plan de los 100 días.

¿Para dónde te estás yendo?
Me estoy yendo para Ecuador ahora porque en el mes de marzo va a haber tres eventos, dos del QS y un ALAS. Aparte de buscar la calsificación para los challengers por medio del QS quiero tratar de meter competencias que me ayuden a llegar de la mejor manera posible a competir en el mundial.

Me voy un tiempo antes también para entrenar y meter horas de surfing porque es en todos esos QSs son los que me van a ayudar a meterme en los challengers que es mi objetivo para la segunda mitad del año.

¿Cuál es el plan para estos 100 días?
Ya arrancaron los 100 días previos al mundial y el plan es meter todo el surf de calidad que pueda; me refiero a poder correr buenas olas, que me permitan a mí progresar y seguir evolucionando o afianzar nuevas maniobras que por ahí las tengo no tan seguras.

Y también tratar de usar los eventos que también son parte del objetivo para la segunda mitad del año, pre entrenamiento para el mundial.

"Ya arrancaron los 100 días previos al mundial y el plan es meter todo el surf de calidad que pueda; me refiero a poder correr buenas olas, que me permitan a mí progresar y seguir evolucionando"

¿De qué depende que llegues a Tokio 2021?
Depende de esos siete cupos que entrega el mundial, esos siete puestos elegibles, corremos con una gran ventaja de que Estados Unidos y Brasil ya tenga clasificados, hace que sea una pelea casi íntegramente latina… De eso dependería mi entrada a Tokio.

El año pasado demostraste que irte de viaje fue una decisión muy positiva, tu nivel subió muchísimo y terminaste el año en una final de uno de los ALAS más competitivos del año. Cuenta cómo se fue dando todo. ¿Cómo tomaste la decisión de alejarte tanto tiempo de tu familia?
Sí, fue muy positiva y creo que por esto estoy tomando la misma decisión ahora. Irme el año pasado a surfear olas de calidad me sirvió para evolucionar muy rápido y un montón. Como eso me dio resultados es que tomo la misma decisión.

Sí, me estoy alejando mucho de mi familia pero me apoya al 100% y me empuja para que lo haga porque saben que son realmente las cosas que me suman. Estos viajes a olas de calidad te hacen evolucionar de forma mucho más rápida.

"Sí, me estoy alejando mucho de mi familia pero me apoya al 100% y me empuja para que lo haga porque saben que son realmente las cosas que me suman. Estos viajes a olas de calidad te hacen evolucionar de forma mucho más rápida"

¿Qué identificas como puntos claves para esa evolución? ¿Fue solo tiempo en el agua en buenas olas?
Sí, de las cosas grandes, fue haberme ido a surfear olas perfectas a lugares donde me permitía estar ocho o seis horas por día todos los días en el agua surfeando olas de calidad y también un poco fue haber probado unas tablas de California que me anduvieron muy bien y me hicieron fluir. Obvio que las tablas del Uva son increíbles pero nunca había probado tablas de afuera y estas también me ayudaron.

Tuviste tu tiempito en casa también, ¿cómo se sintió estar ahí, con la familia y en tus olas?
El tiempo en casa siempre es un placer, siempre es una recarga de energía; me lo tomé para estar con mi familia pero también el volver a Argentina me representaba poder trabajar en verano y juntar plata para mi plan de los 100 días.

Así que me lo tomé como todo: Responsabilidad, trabajo, entrenamiento y familia y amigos.

Por otra parte, te perdiste de competir en el circuito argentino, ¿fue una decisión pensada o simplemente porque no se coincidió por tus viajes?
Me pierdo el circuito argentino otro año, el 2020 tampoco lo competí, no era algo que estaba en el plan. Tenía ganas de competir cuando llegué pero no se presentaron las fechas, no había calendario y justo ahora que me fui lo lanzaron así que nada. Una pena pero quedará pendiente.

Si en 100 días llegaste al objetivo, ¿cómo imaginás sentirte?
En 100 días llegamos al inicio del mundial y ahí empieza lo lindo, esos 100 días son de preparativos e igual de buscar objetivos para la segunda mitad del año. Se vienen 100 días interesantes, si llego, ya se me pone la piel de gallina y se me agúan los ojos. Le voy a poner todo el corazón, como lo puse anteriormente… Voy a ir a buscarlo con todo el corazón y si no se da me voy a quedar tranquila de que le puse todo el corazón y era que no tenía que ser para estos juegos.

Lucía atacando de backside en el ALAS de El Salvador, rumbo al segundo puesto. Foto: ALAS/Demarsan