Miguel Pupo entrenando para Margaret (en Chicama)

La magia del Perú no encuentra límites