Locales de Kalbarri en pie de guerra con la WSL ante posible realización de un CT ahí

El posible movimiento de Margaret River Pro a otros puntos del oeste de Australia levantó la tensión

Un CT ahí, estaría genial, pero no para los locales. 

Los locales de Gnarloo y Kalbarri amenazaron con sabotear el evento del CT que la WSL planifica realizar en su zona, informó el sitio Stab.

Todo inició cuando en 2017 el Margaret River Pro fue cancelado luego de que en un sitio cercano al evento hubo dos ataques de tiburón en un mismo día, razón por la cual los directivos de WSL decidieron cancelar el resto del evento y trasladarlo a Indonesia.

La WSL ya tiene firmado un contrato con la Junta de Turismo de Australia Occidental por tres años, y el deseo de las dos partes es que se cumpla.

Por esta razón han iniciado propuestas para mover el evento a dos remotas locaciones: Kalbarri (500 kilómetros al norte de Perth, capital de Australia Occidental) y Gnaraloo (1000 kilómetros al norte de Perth).

La noticia causó revuelo entre los locales, quienes ya lanzaron sus amenazas. Ry Craike, famoso local de Kalbarri, le dijo a Stab: "Sí, todos los surfistas en el pueblo definitivamente están en contra. Sería un caos absoluto si llegara a pasar".

Por su parte, Kit Rayner, representante del club local Kalbarri, señaló que las razones por las cuales el pueblo se opone al evento no son solo por la cantidad de gente que puede atraer y arruinar la única ola del pueblo para los locales, si no también por razones medioambientales. Según Rayner, la playa propuesta para el evento, Jake’s Point, es hogar de una duna de arena que protege de los vientos del sur y mantiene la playa intacta. Esta duna se vería seriamente amenazada por la infraestructura del evento y los cientos de visitantes.

Por otra parte, Rayner indica que hay una gran aceptación por parte de la comunidad no surfistas, quienes ven una gran oportunidad de negocios. “Los surfistas unánimemente quieren bloquear el evento, mientras que los no surfistas, especialmente los dueños de tiendas y propietarios de alquileres, están entusiasmados con el impulso al turismo”.

El representante de los surfistas admite que al final de cuentas la decisión si se realiza el evento no está en sus manos, pero ante el panorama, los locales, la WSL y la Junta de Turismo tendrán unos días muy intensos.