¿Qué pasó en el 2020?

Un repaso, balance y las perspectivas para el 2021 (y un humilde agradecimiento)


El 2019 finalizó con aquella increíble performance de Carlos Muñoz en el QS, que casi lo coloca en el CT. Finalizó también con el fuerte gusto olímpico que le dio Lima 2019 a todos los atletas que compitieron.

En un mundo normal, el evento de El Salvador, el más grande ISA World Surfing Games de la historia, prometía ser gigante, y ni que hablar que se venía Tokio.

Alonso Correa y Lucca Mesinas tuvieron unas performances increíbles en las primeras etapas del QS: El primero fue vicecampeón de la etapa de Marruecos y tercero en el Surfest de Newcastle, uno de los eventos más competitivos del año, el segundo logró un quinto en China, un noveno en Marruecos y dos 17 en (uno en Fernando de Noronha y otro en Australian Open).

Se venía el promisorio regreso de los eventos de peso a Nueva Zelanda con el primer Challenger del año, la nueva forma de llamarle a los QS 10.000 en la reforma una reforma de la WSL que por ahora no tuvo lugar.

El calendario del QS regional en América Latina se veía fuerte, con las etapas agregando estrellas y alguna que otra novedad.

Las noticias de un virus que se esparció por China se fueron haciendo cada vez más fuertes. Parecía una cosa que podría afectar a otros pero no al surfing hasta que un comunicado de la WSL suspendía la primera parte de los eventos y luego suspendió todo.

La noticia comenzó a ser las medidas de cada país contra el virus, ¿se podía surfear? Hubo países que dijeron que no y otros con un sí muy cuidado.

Un estudio de Kim Prather, una científica del Scripps Institution fue malinterpretado o mal citado por el Times que informó que el Covid 19 se transmitía por aire y que el último lugar al que Prather iría sería a una playa.

Los medios y también los gobiernos hicieron eco de esto y en muchos casos el miedo ganó.

Hubo varios surfistas que fueron arrestados, en Perú y Costa Rica por mencionar algunos.

En lo que configura un hecho histórico para el surfing mundial, varias de las mejores olas del mundo quebraron perfectas sin absolutamente nadie en el agua: Pavones, Punta de Lobos y toda la costa peruana, por mencionar algunos lugares, vivieron esa locura de quebrar sin nadie en el agua.

En países como Chile, Perú y Argentina pasaron 100 días sin que se pueda surfear: Con mucha fiscalización y con mucha responsabilidad también. Esa tortura fue real en este 2020.

Finalmente las autoridades se dieron cuenta que al aire libre el virus era muy difícil que se transmita y se abrieron las puertas de los océanos. Se dieron cuenta también que la sanidad mental de la gente importaba tanto como cuidarse del Covid.

La reapertura fue con mucho frenesí: La gente se dio cuenta que dar por garantizado el surfing estaba mal y que había que aprovechar al máximo. En Argentina reportaron que la venta de wetsuits se había despegado a niveles increíbles.

En Australia la demanda de tablas de surf también subió a niveles increíbles.

De a poquito se fueron abriendo algunas fronteras y viajar en tiempos del Covid se hizo una extraña realidad.

Indonesia fue el destino más extravagante, con las olas más perfectas del mundo quebrando con muy poca gente en el agua. Slater siguió a su amigo Strider Wasilewski para irse a Bali y surfear ahí como lo hizo Gerry López en los setentas y se quedó ahí como tres meses.

Las Maldivas fueron otro destino que abrieron sus puertas rápido y Medina e Italo aprovecharon.

En la región, El Salvador se llevó el premio a partir de septiembre.

Precisamente en El Salvador terminó el año a nivel regional con la realización de un ALAS que colmó expectativas con más de 100 inscriptos de 14 países.

Luego el Pipe Masters trajo una especie de “normalidad” a la nueva normalidad. Aunque, claro, lidiando con el virus: El propio CEO de la WSL se lo agarró y casi no finaliza.

Fue histórico, vale decir, la presencia de Miguel Tudela en el evento principal.

Se fue el 2020, con una de las lecciones más importantes que recibió la humanidad, y de forma bien fea: Nada está garantizado, todo puede irse al diablo de un día al otro porque un chino decide comer un murciélago en su sopita…

Del lado de DUKE, la página casi deja de existir por haber perdido a varios de sus principales clientes en un año que pintaba muy bien. Hubo que apostar por primera vez a la ayuda de los lectores que dieron una mano gigante para sobrevivir al 2020.

A ellos se les agradece de forma impresionante por haber creído en este sitio web que busca informar de surfing con auténtica rigurosidad periodística.

Las perspectivas son buenas para el 2021, que ojalá que a nosotros, como a todos, nos deje simplemente trabajar, eso que tanto nos gusta hacer, así sea de tapa bocas.

Alonso Correa comenzará el 2021 en noveno del ranking QS. En la foto, su ataque de backside le dio el vicecampeonato en Marruecos. Foto: WSL