Una nota personal sobre la confirmación de Slater en el tour 2020

Lo privilegiados que somos por ser contemporáneos a él es algo que debe valorarse


Que Slater esté en un campeonato lo hace mucho más entretenido, más interesante y más atractivo. En cada torneo que Slater se hace presente, la expectativa la previa obliga a ver en qué serie está, prever la hora de su enfrentamiento y pensar en cómo le puede ir al mejor de la historia.

Cuando no está o cuando pierde, el campeonato se hace menos entretenido, la expectativa se reduce y en algunos casos hasta aburre.

Claro que hay otras figuras de peso que me encanta ver en el tour, pero para mí Kelly es medio campeonato, se puede decir que es medio circuito mundial. Son 32 surfistas fijos, pero Kelly pesa por 16 de ellos; y no es por desmerecer al resto, bien ganado tienen su lugar en la elite, pero el peso de Kelly es así de grande. 

Será algo de veterano romántico, pero soy tan consciente de la importancia para la historia del deporte, que aprecio el peso enorme que tiene poder seguirlo en vivo, ser contemporáneo a su leyenda.

No deja de sorprender; el año pasado en el ISA de Japón, en olas chicas o en olas poderosas pero malas, el veterano hizo aéreos como hacía años no hacía.

Me había dado mucha pena cuando anunció que se retiraba terminado el año pasado (dejando lugar a dudas, como siempre) y me alegró demasiado saber que se mantendría en el tour este año.

A mí no me importa si no gana un evento, tampoco si en alguno pierde por goleada, creo que en las pequeñas muestras de esa clase impresionante que lo hizo el mejor del mundo es donde está el disfrute de verlo surfear.

Tampoco me importa si se termina retirando en 10 años y haciendo papelones, creo que igual tendrá de esos momentos.

Con 48 años, su vuelta 30 al mundo en el tour es motivo de regocijo. Todo aquel que sea contemporáneo a Slater y pueda verlo en vivo, disfrute, dentro de algunos años inevitablemente su presencia será extrañada y sus performances un recuerdo.

Es genial saber que empieza el tour 2020 con Kelly Slater en él.