Venta de Hurley parece que también terminará con contrato de JJF

Fuentes señalan que tanto el nuevo dueño, Bluestar, como el hawaiano, no quieren seguir de la mano


La larga relación entre John John Florence y Hurley parece estar llegando a su fin, informó el sitio Beachgrit en base a fuentes anónimas.

Luego de que la empresa de manejo de activos, Bluestar adquriera la empresa de manos de Nike, se cortaron los contratos de los surfers que estaban por renovar y se pensó que la situación de John John, Kolohe y Filipe Toledo era segura pues quedaban varios años de contrato.

En el caso de John John, el surfista mejor pagado del mundo, le restaban dos años de contrato en los que se le deben pagar cuatro millones de dólares (ocho en total).

Según ha trascendido el grupo está buscando la forma de pagar antes un millón y cerrar con esa deuda.

Por el otro lado, en el entorno de John John dicen que el hawaino también busca salir del nuevo Hurley porque no le gusta su modelo de negocio que se aleja completamente del core del surfing.

Lo que han dicho analistas del mercado es que bajo la admininstración de Bluestar, Hurley no tendrá nada que ver con el mercado de surfing y se encargará de producir en masa los distintos productos y venderlos en tiendas por departamento, sin relación alguna con el mundo del surfing.

La semana pasada el sitio especializado en negocios de surfing Shop Eat Surf informó que 60 personas fueron despedidas bajo los nuevos dueños, la mayoría de ellos del departamento de Marketing, digital y creativos.

De acuerdo a las fuentes la sensación en las oficinas en California es de desconcierto, con managers de Nueva York que poco entienden de surfing dando las órdenes pero generando mucho desconcierto.

Hurley fue fundada en 1999 por Bob Hurley, que hasta ese entonces era el representante de Billabong en Estados Unidos. La marca fue luego vendida a Nike por más de 100 millones de dólares.

Entrevistado por Stab, el propio Hurley dijo que sentía pena por la situación que sucedía pero que no tenía ya ningún lazo con la empresa.