Análisis: Lo que implica que no haya peruanos nominados para Tokio

La decisión de la FENTA fue arbitraria y no sostenida en ningún criterio internacional; así como eligió a Rosas y Mesinas, pudo hacerlo con Mulanovich y Correa


Foto de portada: El Salvador espera al Perú, una de las potencias más grandes del mundo del surfing. Foto: ISA

A la hora de elegir a los integrantes de la selección peruana para el mundial de El Salvador la nueva directiva de la federación peruana de tabla arbitrariamente le dijo  que sí a Daniella Rosas y a Lucca Mesinas y que no a Sofía Mulanovich y Alonso Correa.

Los cuatro surfistas eran integrantes del programa Tokio 2020, que prepara a largo plazo a los atletas para el magno evento.

El propio ex entrenador de la federación, Gabriel Aramburu en una carta publicada en su Instagram hoy, contó que ya se entendía que debía definirse un cupo de damas y un cupo de hombres, y que se daba por sentado que los cuatro mencionados irían al evento.

No hay ningún fundamento legal basado en reglamentos internacionales que justifique esta acción, distinto a lo que ha escrito la FENTA en sus comunicados mencionando a la ISA y la WSL y lo que está escrito en sus sitios webs.

Sí sobran los argumentos de honor y de mérito para que Lucca Mesinas y Daniella Rosas sean parte de la selección. Y además hay argumentos prácticos: Ellos dos pueden perder en El Salvador el cupo provisional que ganaron en Lima 2019 (si dos peruanos se ubican en zona de clasificación, el World Surfing Games tiene mayor jerarquía que Lima 2019).

Del mismo modo, basándose en el honor y los méritos, parece claro que Sofía ha hecho lo suficiente para ganar ese lugar, especialmente por ser capaz de defender el título mundial del World Surfing Games más competitivo de la historia hasta ahora (2019).

Entonces, a la hora de defender los méritos, la FENTA optó por los de Mesinas y Rosas y no por los de Mulanovich.

En un año delicado, luego de haber pasado con un directorio transitorio, asumiendo las riendas de una federación que viene herida en un ambiente caldeado, la FENTA tomó una decisión poco práctica, poniéndose en contra a la mejor surfista de la historia de América Latina y a una cantidad importante de fanáticos.

Del mismo modo, en un espíritu de dar vuelta el ambiente de tensión, parece fácil pensar que si Sofía forma parte de las tres fechas de entrenamiento, va a hacerse con su cupo.

El problema que se ha ganado ahora la FENTA es que según dijo la actual campeona del mundo en Movistar Deportes, ella quiere su cupo, si no, no va. Parece claro que Sofía no quiere ser parte de las fechas de selección.

Todo esto llega a un lugar desagradable en el que básicamente se da una pulseada entre Sofía y la FENTA, algo bastante desagradable para el deporte más glorioso de la historia del Perú.