Carlos Ruiz de Luque: “Todos los eventos han tenido momentos increíbles”

Un breve recorrido por 15 años del Quiksilver La Herradura con el hombre que los vivió todos. Un evento legendario que además salvó para siempre a una de las mejores olas del continente


La cobertura del Quiksilver La Herradura es presentada por Quiksilver Perú

Carlos Ruiz De Luque, popularmente conocido como Cacatúa, ha llevado adelante Quiksilver en el Perú desde hace varias décadas y así también el campeonato que marcó un antes y un después para la reina de las olas limeñas, La Herradura.

La Herra es probablemente la mejor ola ubicada en una capital nacional en el mundo entero, un larga izquierda que empieza gorda con una buena pared para maniobrar y termina con tubazos largos y espaciosos en la famosa tercera sección.

Los campeonatos aquí siempre tienen mucha magia, muchas cosas sucediendo todo el tiempo. La ola es larga y cada una es un tren distinto para cada uno de los competidores.

Si multiplicamos esto por 15 años, entonces tenemos muchos sucesos para contar. En los siguientes párrafos, Cacatúa, que los vio todos, cuenta algunos de sus momentos favoritos.

"Recuerdo uno que el mar estaba gigantesco y con una fuerza fuera de lo normal, entrar por el point era todo un reto ya que las olas en el point llegaban hasta los cuatro metros y se abrían mucho, los momentos de calma entre serie y serie eran muy cortos y las campanas de la orilla estaban criminales. En ese evento contabilizamos 20 tablas partidas", ¿será el mar de la foto del que habla Cacatúa?

El evento empezó siendo, “Salvemos La Herradura”, ¿por qué?
El primer evento fue organizado por nuestro amigo Clayde Villalobos, de Local Magazine, con el apoyo de Quiksilver, luego el siguiente año lo tomamos nosotros con un objetivo claro, el proteger esta rompiente y no dejar que la destruyan, cosa que se logró luego de muchos años de trabajo.   

Digamos que efectivamente se salvó la ola, no es la misma de hace 40 años, pero sigue teniendo tu magia, ¿qué te parece?
Desgraciadamente, yo no la llegué a correr antes de que pongan esa pista al lado del cerro, pero sí, la ola era mucho mejor y reventaba con oleaje mas pequeño del que necesita hoy en día.   

En estos 15 años de eventos, ¿qué momentos recuerdas que te parece que vale la pena recalcar?
En realidad, todos los eventos han tenido momentos increíbles, pero creo que lo mas bonito fue cuando se logró inscribir la playa en la ley de rompientes y con ello se logró salvar la rompiente.

¿A quién has visto que te haya volado la cabeza sobre cómo surfea La Herra?
A mi personalmente siempre me gustó e impresionó desde chico al que yo considero el mejor surfer del Perú, en todo sentido, nuestro gran amigo Titi de Col, que en paz descanse. Titi era un gran surfer y persona, lo veías correr en la Herradura y te impresionaba el power y el estilo que tenia.

¿Qué swell te llamó la atención en la historia del evento?
Recuerdo uno que el mar estaba gigantesco y con una fuerza fuera de lo normal, entrar por el point era todo un reto ya que las olas en el point llegaban hasta los cuatro metros y se abrían mucho, los momentos de calma entre serie y serie eran muy cortos y las campanas de la orilla estaban criminales.  En ese evento contabilizamos 20 tablas partidas.

¿Qué miras en los pronósticos para tomar la decisión de lanzarlo? ¿Cuál es el swell perfecto para La Herra?
Estamos monitoreando un swell para la próxima semana que me imagino lo tendremos más claro en un par de días. Para La Herradura necesitamos un swell suroeste de 220 grados aproximadamente. Tiene que ser grande para que bombee bien y no sea un evento lento, recuerda que es una playa de recorrido largo y si no hay muchas olas los 20 minutos no alcanzan para nada.

¿Qué es lo más difícil de hacer un evento ahí?
Lo mas difícil yo diría es hacer que la mayoría de tablistas queden contentos, recuerden que es un evento de un día y no todos lo llegan a correr.  Lo otro es escoger un buen swell, de esto depende el éxito del evento, ya nos toco cancelarlo luego de haber armado toda la infraestructura dado que no contaba con el tamaño mínimo requerido que son dos metros y medio.

¿Qué crees que tendrá el evento de este año distinto a otros?
En realidad, lo que hace al campeonato es la ola, nunca es igual un año del otro, todo dependerá de ella, ¡siempre sorprende con sus lindas olas y buenos tubos! Lo más importante es que La Herradura ya está protegida y la podrán disfrutar nuestros hijos y los nietos (risas).

Esa tercera sección es una obra de arte que ni el mejor diseñador de olas artificiales podrá imitar. Solo se encuentra en la reina de Lima. Todas las fotos: Quiksilver Perú