Celebro, por segunda vez en unos pocos meses, el regreso del surfing competitivo

Si se confirma el pronóstico hoy comienza Newcastle que da pie a dos meses muy entretenidos que no pararán porque de ahí todos se van para El Salvador (que la pandemia lo permita)


En estos días de pandemia ver buen surfing es un privilegio casi inexistente. Suelo ir a mi playa local y me decepciono conmigo, con mis vecinos y con los amigos de mis vecinos que por aquí chapoteamos.

Que Dios y todos ellos me perdonen por lo que escribo, de mí y de ellos.

Pero por suerte hay faro que guía, ¡¿qué haríamos sin él?! Sin los carves de Ethan Ewing, los aéreos de Filipe, la locura de John John, la magia de Gabriel, los tubos de Owen. Ellos que nos humillan y nos hacen ver que se puede mejorar, incluso a los 40 años y en esas mínimas olitas que por acá quiebran.

Ver un evento en vivo acompaña los días, hace vibrar, impresiona, se presta para la pasión, para los intercambios con amigos, para un abanico de cosas que, hay que reconocerlo: Hace más divertida la vida. En unos meses en los que se ha vibrado tan poco, tras el casi fallido Pipe Masters y las etapas de Sunset y Santa Cruz que nunca se hicieron, ¡yo celebro el regreso del circuito mundial!

Es verdad que no será en los tubazos de Snappers ni en la magia de Bells, y tiene pinta que va a ser más en condiciones de beach breaks en las que, seamos sinceros, los brasileños van a dominar (espero equivocarme pues yo creo que el mejor y el que merece ganar es John John), el solo hecho de escribirlo es emocionante.

Hay motivos para esperanzarse que los siguientes dos meses van a ser entretenidos con las cuatro etapas en Australia, una atrás de la otra, un país gigante que en promedio de la última semana tuvo 12 casos nuevos de Covid 19 por día. Esperemos que ninguno de esos vaya a los surfistas del tour, ni al staff (el CEO Erik Logan que la vez pasada casi nos deja sin Pipe Masters).

Estas cuatro etapas además que van a ser definitivas para determinar a los cinco mejores que clasificarán a las polémicas finales de Lowers.

Y lo más interesante es que terminarán ahí y luego los clasificados a Tokio se van rapidito para El Salvador, a participar en el mejor mundial ISA de la historia, por lo que la acción no parará por un buen tiempo.

Según informaron desde la WSL el pronóstico da para confiar que el comienzo será hoy mismo 31 en occidente, 1º de abril en Australia.

¡A disfrutarlo!