El encanto de La Encantada De Villa

Seba y Alonso Correa, Cristobal de Col y amigos le dicen al mundo que el sur de Lima tiene su Puerto Escondido latiente y vibrante


Todas las fotos: Augusto Correa 

El sur de Lima es mucho más que Caballeros, Señoritas, Punta Rocas y La Isla, entre todas las tantas rompientes que hay en una de las costas más ricas de olas en el mundo entero.

La Encantada de Villa guarda tubos violentos, pesados, difíciles pero que cuando se encuentra la salida, valen oro.

Y, si bien las olas abundan en la zona, no es fácil encontrar tubazos “a la” Puerto Escondido en esa zona, Villa los da a diestra y siniestra.

Locales como Sebastián y Alonso Correa, Cristobal de Col han sacado sus tubazos surfeando frente por frente a su casa.

El propio Seba Correa le contó a DUKE para esta nota: “Villa es tipo el puerto de Lima, poca gente lo mira en general pero tiene sus días épicos. Con Cristóbal estamos comenzando a correrlo cada vez más grande. La otra vez lo corrimos de tres metros y medio aproximadamente, esta vez fue un poco más chico pero perfecto. Como vivimos ahí lo miramos siempre y tiene unos días de locos. Lo más chévere es que lo corremos solo la gente del barrio casi siempre, y por ahí uno que otro más”.

Para esta jornada, Correa juzgó que su hermano menor se llevó la ola del día aunque la suya (la foto de portada) fue la más pesada… “Pero no salí (risas)”, dijo.

Ese día partieron tabla tanto él como el propio Cristobal de Col. En la sesión también estuvieron Joaquín Maugere, Giulano Giunta y Alessio Botteri.

Sebastián, que es uno de los mejores y más destacados de freesurfers del planeta se animó a decir que Villa es “una de las más pesadas de Lima”… Viniendo de una persona que surfeó Jaws y Waimea, que baja Pico Alto y Pipe, no es un parlamento menor.

Alonso Correa en dos pasos... ¿Qué le debe esta ola a Puerto?
Alonso Correa entubado hasta la manija frente a su casa, encantado por la Encantada de Villa.
Cristobal de Col está acostumbrado a surfear en las olas más pesadas del mundo pero no dudó en decir que "Villa manda" y que Villa le cobró peaje.
Giulano Giunta no fue en esta y seguro debe haber pensado más de una vez que tendría que haber ido, pero se recuperó con la siguiente. Surfer de alma no abandona el empleo, sigue adelante...
Y se encaja en este bombazo.
Casi que below the sea level, Joaquín Maugere, encara con estilo y color al encanto de la Encantada de Villa.
Para los rippers como Alonso Correa hubo espacio para volar.
Una más amigable para el respetado windsurfer Alessio Botteri.
No es un mar simpático el de Villa.
Y Alonso lo deja claro aquí.
Y aquí también.
Parece una ola simpática, pero no lo es.