El mundo del surfing da buenas señales para retomar competencias internacionales en pandemia

El CT y los QSs de Australia confirmados, la posibilidad de ALAS y QSs en América Latina y los primeros pasos de la ISA en los World Surfing Games de El Salvador


Si bien ha dejado mucho que desear con respecto a otros deportes, léase fútbol, basquetból, la propia NFL que hizo su Super Bowl el otro día y un largo etcétera, el surfing finalmente está dando alguna señal de vida más firme que algún campeonato por aquí y por allá.

El año terminó más auspicioso de lo que terminó, con el histórico ALAS de El Salvador y un Pipe Masters que miró al Covid cara a cara (el propio CEO de la WSL contrayéndolo) y le ganó, finalizando un torneo épico con victoria de John John.

Pero luego vino la cancelación de Sunset y Santa Cruz y la esperanza de la vacuna que se hizo realidad pero que viene siendo muy lenta.

El QS parecía imposible y el CT se transformaba en el de menos etapas desde 2001. Pero luego se confirmó la etapa de Nueva Gales del Sur, el OK a aterrizar el famoso charter y los QSs de Australia son una realidad.

A nivel regional, en un contexto más complicado, con menos vacunas, más casos positivos, más fronteras cerradas y una economía más golpeada, igual los organizadores son optimistas de que los eventos se pueden realizar. Hay confianza en Ecuador, en Arica, en Mar del Plata y en México de que hay torneos internacionales que pueden tener lugar.

Finalmente, un campeonato muchísimo más complicado que todos, el ISA World Surfing Games más grande de la historia, que tiene fecha para realizarse en El Salvador entre el 29 de mayo y el 6 de junio echó a andar la mecánica previa a las inscripciones.

Es un evento que se calcula puede reunir fácilmente a 80 países y cientos de atletas y staff de apoyo.

Son apenas señales, todavía nada realizado de lo anunciado. Pero son buenas señales de que el mundo del surfing parece estarse levantando.

Sin desmerecer el peligro de Covid, es hora de que el mundo del surfing despierte de verdad, con las debidas precauciones, claro.