La gran ola del mes: Martín Ottado en un tren salvadoreño

"Todos empezaron a gritarme para que vaya y ahí empecé a remar con todo, llegué a la ola, hice un buen drop, un bottom y fui a buscar el tubo y..."

¿Cuántas veces entra Ottado en esta gigante pared verde? Foto: @aletheia.98

Presenta Granola La gran ola 

Martín Ottado viene demostrando ser un surfer muy dedicado. El invierno en Uruguay no se perdió una ola, los peores y más horrorosos días, el botija fue al agua y rompió.

Ese backside poderoso, esas líneas bien establecidas funcionaron muy bien.

Con pocos campeonatos en la vuelta y no mucho para hacer, Otta se enfocó en el mejor lugar que pudo: El mar. El cuerpo le quedó frío y el corazón caliente.

Nada más lindo que surfear, surfear y surfear.

Con no tanta experiencia internacional, Ottado se escapó de Uruguay, se fue al nuevo hub del surfing mundial que es El Salvador. Y ahí no se achicó y estuvo dispuesto a aprender, a ir de cabeza pa abajo y también gozó como loco.

Este día estuvo gigante, él lo cuenta así: “Ese día estaba quebrando el swell más grande desde que llegué, ¡estaba buenazo! Marcaba como nueve o 10 pies, estaba buenísimo.

Yo estaba adentro hacía un rato, había agarrado un par de olas buenas, más chicas y justo estaba ahí abajo, con los más locales arriba.

Y entró este set bueno y como uno no llegó todos empezaron a gritarme para que vaya.

Ahí empecé a remar con todo, llegué a la ola, hice un buen drop, un bottom y fui a buscar el tubo y la ola se cerró, como de costado, bien abierta y me cayó arriba entera.

Me comí un buen revolcón y luego me comí el set. Pero, estuvo bueno.

Después seguimos con la sesión sacando alguna olita”.