La historia detrás de la foto: “Fue un día completamente especial”, por Sebastián Astorga

“Dijeron que no lo podían creer y que hacía muchísimo tiempo que no veían al Barco quebrando así”, cuenta el fotógrafo

"Estaba entrando el set, había un pequeño crowd en el pico principal y la ola la está bajando uno de los locales. Quebraba perfecto ahí, como si fuera un pointbreak perfecto. Desde ese punto, en el que está el surfer, había que bombear un poco y si se leía bien, frente a las rocas se formaba un buen tubo de un par de segundos", cuenta el fotógrafo.

Texto y foto de Sebastián Astorga

Esta foto fue tomada el lunes 8 de marzo. Yo soy fotógrafo, estoy formándome para ser documentalista pero nunca me ha interesado documentar el surfing pese a que ha sido parte de mi vida desde que tengo nueve o 10 años.

Sin embargo, es algo que me ha acompañado, como dice William Finnegan, ha sido parte de mi vida, pero no necesariamente la ha conducido. He tenido la oportunidad de haber vivido en distintas ciudades, cerca y lejos del mar, pero vivía el surfing de otra manera.

Es algo que yo tengo que ir a hacerlo cuando veo que las condiciones están dadas y es una meditación, como para cualquier otro surfista.

Pero para este día llevaba una semana abriendo el Windy, viendo un periodo enorme que estaba entrando con un viento suave del norte que parecía que iba a dejar el mar perfecto. Y en efecto, en la jornada el océano estuvo aceite todo el día.

Me levanté a las cuatro de la mañana, como siempre cuando sé que va a haber un buen día de surfing. Yo ya estaba en La Pedrera ese fin de semana. Surfeé hasta que no me dieron los brazos, me di los palos que no me había dado hacía mucho tiempo. Las olas entre El Barco y El Trueno estaban fuertes y rápidas, el banco estaba bien puesto y si te agarraba alguna de la serie, te arrastraba debajo del agua un poco más de lo esperable para cualquier otra ola uruguaya.

Luego de la sesión, a las nueve, 10 de la mañana, fui a buscar la cámara para hacer algunas fotos y grabar algunos videos. Quería registrar cómo estuvo el día y creí que al volver ya iba a estar soplado pero se había puesto mejor. Y siguió mejorando, y la gente se fue yendo.

Tomé algunas fotos desde el estacionamiento y desde abajo, pero la primera que tomé de esta sesión fue esta foto.

Estaba entrando el set, había un pequeño crowd en el pico principal y la ola la está bajando uno de los locales. Quebraba muy bueno ahí, como si fuera un pointbreak perfecto. Desde ese punto, en el que está el surfer, había que bombear un poco y, si se leía bien, frente a las rocas, se formaba un buen tubo que duraba un par de segundos hasta finalmente cerrarse.

Fue un día completamente especial, hablé con los dueños del Hostel Piedra Alta, donde me estaba quedando, dijeron que no lo podían creer y que hacía muchísimo tiempo que no veían al Barco quebrando así.

Creo que en la fotografía que yo normalmente hago que es más documental y social, incluso he documentado el aplinismo y dirigí un documental sobre la escalada en Uruguay (llamado Escalando Uruguay, finalista en el festival de montaña PetrElda de España). Me gusta aplicar el estilo de “persona pequeña en paisaje enorme” y en la foto se logró precisamente eso.

Conoce más del trabajo de Sebastián Astorga aquí: https://www.instagram.com/sebastorg/

Comentarios: