La presencia latina en la sesión de la vida de Kelly Slater

Entrevista al uruguayo Alejandro Berger sobre aquellos días en el Soup Bowl de Barbados que el mejor de la historia quiere repetir


Foto de portada: Todd Glasser - Presenta Vissla 

El maestro de la cinematografía de surfing moderno, Taylor Steele, publicó el miércoles pasado en su canal de Youtube la memorable sesión de Kelly Slater en el Soup Bow de Barbados que se pudo ver en la película Sipping Jetstreams estrenada en el año 2006.

En la descripción del post, Steele contó que el propio Slater le dijo que si pudiera revivir un día en su vida, sería este. En realidad no fue un día sino varios en los que la legendaria ola caribeña quebró increíble durante varios días.

Junto a él, en el agua, estuvo el filmmaker uruguayo Alejandro Berger, que en ese momento comenzaba a recoger los frutos de varios años de trabajo lindo pero sacrificado en Pipe, Puerto Escondido, Padang Padang y otros spots alrededor del mundo, filmando principalmente desde el agua en mares pesados.

En los siguientes párrafos Berger comenta su versión de la sesión, cómo se fue dando todo y la importancia que tuvo para él, que puede decirse tiene ahora una óptica muy distinta a la del campeón.

¿Cómo surgió ese viaje?
Yo por esas épocas vivía bastante por Bali, pasaba meses largos allá y había conocido a Dustin Humphrey, fotógrafo de Transworld. Tuvimos buena onda, yo había hecho el Indo Dreams, se lo mostré y le había gustado que yo mezclaba cultura con surf y paisajes, a las semanas él trabajaba en Transworld y tenía todos los contactos con surfistas profesionales, yo no los tenía, los conocía de estar en Hawái boyando.

En un momento me cuenta que se va en un boat trip con CJ, Dane Reynolds, Dorian, Kelly y Andy Irons y yo le dije: “Fantástico, qué bueno, qué buen viaje que vas a tener”. A la semana me llama y me dice: “Mirá, Kelly no puede ir y lo convencí a Taylor Steele, lo convencí porque vi cómo filmás en el agua y quiere que vengas. Te pagan todo el viaje, no gastás nada pero no te van a pagar. Yo quedé medio en la duda con eso, le dije que lo llamaba en un rato y corté.

Me dije que esa podía ser una buena oportunidad. Yo en esas épocas de jovencito y de vivir en Uluwatu y divertirme mucho no miraba mucho al futuro, pero por suerte tomé la decisión de ir y me fui en un boat trip con Andy, Dorian, CJ, Dane Reynolds y toda una comitiva de fotógrafos, Brian Bielman… No sé, éramos más fotógrafos y videos que surfistas.

Ahí saqué onda con Andy y con toda esta gente y yo filmé agua nada más. Fue así que volvimos, el video salió, a Taylor le encantó como filmé en el agua y fue así que a los meses ellos arrancaron con Sipping Jetsreams y yo arranco con la película en ese viaje a Barbados como filmador de agua.

¿Cómo lo viviste tú?
A mí de las cosas que más me gustó fue ir a Barbados, que era lo más parecido a ir a Jamaica. Yo nunca fui a Jamaica y Barbados era una isla super Rastafari. En ese momento el contacto con el rastafarismo para mí fue buenísimo (risas), en esas épocas me gustaba mucho todo lo que implica eso a pesar que nunca tuve dreadlocks y me encontré con una cultura local alucinante con la que conecté muy bien y los locales venían a la casa que teníamos frente al pico y saqué muy buena onda. La vibra con la isla fue buenísima.

Con respecto a las olas, la verdad que no paró, fueron, no sé si una semana o un poco más de bombas, hubo dos tres días en los cuales casi cerraba el Soup Bowl. Era una derecha perfecta, aunque obviamente que esos días grandes que sale Kelly no estaba tan perfecto pero sí grande y potente.

Yo por aquellos años pasaba mucho tiempo en Hawái y filmaba Pipe, Pipe, Pipe, entonces al haber estado filmando Pipeline en el agua por tanto tiempo te daba una confianza frente a cualquiera ola… No era que te resultaba fácil pero, nadar en Pipe en mi opinión es de lo más difícil que hay. Yo ya en estos días casi no lo hago, lo hacía de joven cuando no tenía mucho que perder y sí en ganar experiencia. Hoy en día, la última vez que fui en lo primero que pensé  fue en mis hijos y me dije que no valía la pena meterme en esa situación (risas)... Con todo esto, para mí estar flotando ahí en Soup Bowl no me resultó tan difícil.

Por otra parte, era la primera vez que filmaba en 16 milímetros, algo que implica todo un trabajo, un cálculo al aire, que lo aplicás. Es colocar un rollito en una cámara que tiene más de 20 o 30 años, por lo general se habían usado en la guerra, el ejército, son de alta velocidad y pesaditas. Uno no tiene un view finder, no mirás lo que estás grabando. Vos apuntás calculando dependiendo de la medida del lente.

El hecho es que vos estás con una cámara que vos apretás y empieza a girar rapidísimo todo un mecanismo que imprime la cinta y esa cinta hay que guardarla con mucho cuidado, cada cinta dura tres o cuatro minutos y luego se cambia el rollo, es complicadito, tenés que hacerlo dentro de una bolsa. Para mí todo eso era nuevo y lo hacía con confianza pero sin saber el resultado final.

Berger con el padre de los videos del surfing moderno, el hombre que filmó y le puso nombre a la generación Momentum. Foto: Dustin Humphrey

¿Cómo fue tu relación con Kelly durante el viaje?
Yo a Kelly ya lo conocía de Hawái, igual, más que nada por esos primeros años yo ya tenía la escuela de que yo estaba laburando y esta gente también. Obviamente siempre había buena onda pero Kelly siempre hizo… Como que él hace la suya, es simpático, te habla español, se divierte pero hasta cierto punto. No es que vos salís y te empedás y esto y lo otro en esos primeros viajes.

Siempre el profesionalismo antes que todo y buena onda, obviamente, pero ta, no es que estás siendo super amigos. Cada uno hace su laburo, tiene buena onda y hasta ahí va la cosa.

Obviamente ahora cuando me lo encuentro hay más buena onda, ya tenemos amigos en común y los años que he estado metido en esto me han llevado a estar en varios viajes con él y encontrármelo en varios lugares, o sea que sí, siempre hay buena onda con Kelly. El loco habla español y yo le hablo español directo y hace un par de años fuimos a Bocas del Toro y me tocó quedarme en una cabaña con él y con Sunny García y ahí sacamos bastante más onda y nos divertimos mucho. Escuchar los cuentos que tienen estos dos, más que nada sobre noches divertidas, es para escribir un libro.

¿Qué pensás cuando lees que Slater dice que ese es el día que le gustaría revivir en su vida y que vos lo compartiste con él?
Todo bien que a Kelly le guste revivir ese día, para mí, sí, fue un día muy bueno, uno que sin dudas... Esa película la empecé como filmer de agua y después por circunstancias de la vida el otro camarógrafo se tuvo que abrir del proyecto y ahí fue que Taylor y Dustin pensaron en llevarme a mí.

Obviamente Dustin antes le mostró lo que yo había hecho antes, el Indo Dreams, donde se mostraba toda la cultura, y fue lo que se hizo. Básicamente Sipping fue una copia mucho más pro del Indo Dreams 1. Con tremendos surfers y tremendas locaciones, pero la idea de mezclar cultura, paísajes y todo eso ya venía desde antes.

Yo tengo hijos y para mí revivir todo lo que vivo con mis hijos, los abrazos que te dan, el “papi te quiero”, es mucho más importante que cualquier sesión de surf con cualquier surfista que me haya tocado laburar.

Y para vos, como filmmaker, ¿ese fue tu ápice? ¿Entra en el top?
Definitivamente entra en el top de sesiones que he filmado, no solo por lo buena sino porque fue en 16 milímetros, hoy se filma poco en 16, casi nada. Y también por lo que significó para mi carrera en el futuro. Sipping fue una película que rompió barreras y haber sido director de fotografía en esa película me ayudó muchísimo y creó una relación con Taylor que la sigo teniendo hoy en día que es excelente, él es un amigo con quien he viajado por innumerables destinos en el mundo.

Luego de esa película el surf empezó a meterse en un mundo comercial que nos sirvió excelentemente a todos los camarógrafos porque empezamos a filmar para marcas internacionales de cervezas, autos, computadoras que se interesaban por el look del surf y ahí empezamos a meternos todos nosotros.

Me ha tocado filmar para fundaciones de agua en Etiopía, gorilas en Ruanda, por decir algunas situaciones que me han tocado y cambiado mucho más como persona que haber filmado a Kelly en tremendas olas.

Debajo, Berger y su familia: "Yo tengo hijos y para mí revivir todo lo que vivo con mis hijos, los abrazos que te dan, el “papi te quiero”, es mucho más importante que cualquier sesión de surf con cualquier surfista que me haya tocado laburar".

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Feliz cumple a mi reina! Gracias por hacerme el hombre mas feliz del mundo! Te amo mami ❤️

Una publicación compartida por Alejandro Berger Parrado (@alejandro_berger) el