Magia en Rapa Nui

Nico Vargas, Uti Araki y Nano Zeggers se encontraron con la reina pascuense que se presentó en su mejor expresión posible


Todas las fotos: Pablo Jimenez

No es fácil que quiebre Mataveri y tampoco es fácil surfearla, pero una vez que esto sucede, darle la espalda es imposible (al menos si eres uno de los surfers de la lista).

Nico Vargas llegó desde el continente junto a Nano Zeggers y Uti Araki los recibió luego de transmitirles que debían viajar a las islas, el pronóstico se veía muy alentador.

El día marcado quebraba izquierdas largas y tubulares de cuatro metros con condiciones perfectas en el point de Mataveri.

Para el agua fueron y el resultado fue así de mágico.

Como lo describió el propio Nico Vargas: “Estoy muy feliz por haber hecho ese viaje. Fue de un día para el otro, Nano me llamó un sábado en la noche comentando la posibilidad de irnos, que no encontraba pasaje para el domingo y que nos íbamos el lunes a la mañana.

Era la primera vez que iba a correr Mataveri, las dos anteriores oportunidades que había ido a Rapa Nui nunca tuve la suerte de que me tocara la ola quebrando.

Lo único malo fue que llegamos el lunes en la noche, super tarde, dormimos poco y al otro día fue el pico del swell y las olas estaban de cuatro metros sólidos y obviamente estaba un poco asustado porque nunca había entrado y con tablas largas.

Yo estaba con una Doc Lausch que la había agarrado dos días antes del viaje y funcionó perfecta. Al otro día cuando bajó un poco el mar bajé con una 7’5.

No es fácil que esto suceda y cuando sucede es, para qué decirlo, mágico. Todas las fotos de Pablo Jimenez
"La experiencia fue increíble, la ola es alucinante, el lugar, la energía, todo es increíble en Rapa Nui. Es muy distinto a muchos otros sitios", cuenta Nico Vargas que en la foto explica por qué dice lo que dice.

La experiencia fue increíble, la ola es alucinante, el lugar, la energía, todo es increíble en Rapa Nui. Es muy distinto a muchos otros sitios.

Además de la buena onda de la gente, tengo muchos amigos allá y mi papá también y es muy querido. Entonces siempre la gente de allá te está tirando buena onda.

Gracias al Uti también que nos apañó y nos dio el reporte para ir.

Estoy super feliz de haber ido y de haber logrado un par de fotos increíbles, un video de surf bueno con el team Stoked, y la  experiencia queda para siempre y vamos a esperar que se pueda repetir alguna vez”.

Así contó Nano Zeggers, organizador del viaje, como vivió su experiencia: "Nos levantamos tempranazo, nos juntamos con el Uti que tenia todo el sistema, las motos para rescate y todo coordinado con Fibra que es uno de los mejores rescatistas y maneja bien la moto, conoce bien el lugar, y tal como dijo, a medida que íbamos camino a la ola, se veía el mar gigante y con buen viento.

Llegamos y estaba buenazo, de tres metros solido, con harta agua, una ola gruesa y con harta fuerza. Que revienta bien cerca de un acantilado de piedras. Para la entrada saltas por un acantilado de unos cuatro metros, la salida es ahí al lado, tienes que escalar por ese acantilado pero cuando pasa la ola varía como tres metros la altura así que cuando la ola pasa como que quedai colgando, es media estricta la salida, hay que hacerla rápido.

Ese día estuvimos casi todo el día en el agua. La ola depende harto del viento, que es bien variable, había momentos en que el viento estaba mejor y momentos que se arrugaba un poco pero estaba cambiando constantemente. Uti y Nico se tiraron de Cabeza, también los locales, Hina, Mana, Hete, Lenti y Papo".

Uti Araki metido en un tubo de tamaño muy, muy considerable. Hay que tener corarje, talento y el conocimiento para poder estar ahí. El local, cumple.
"Era la primera vez que iba a correr Mataveri, las dos anteriores oportunidades que había ido a Rapa Nui nunca tuve la suerte de que me tocara la ola quebrando (...) Estoy super feliz de haber ido y de haber logrado un par de fotos increíbles", dice Nico Vargas que... Hablando de fotos increíbles... Vea hacia arriba: El encuentro de Vargas con Pablo Jimenez con Mataveri épico.
"Yo con Uti había estado hacía unos años en la isla y lo había visto como se conoce la ola y se manda de cabeza", contó Pablo Jimenez. En la foto, el local en otro tren impresionante.

Por su parte, uno de los mejores fotógrafos de agua del mundo, Pablo Jiménez, contó lo siguiente sobre el viaje: "La nadada en Mataveri no es tan compleja en sí, pero hay harta agua moviéndose entonces como que te saca un poco de la zona de impacto. Esto es bueno porque es difícil de que te caiga una ola cerrada encima porque como que aguanta casi lo que le tires, pero es malo porque a uno le gustaría acercarse un poco más. Pero como hay tanta agua moviéndose, dificulta quedar en el tubo metido como puede pasar en otra ola.

De todas formas el agua está exquisita entonces uno flota ahí y todo bien. El hecho de que teníamos rescatistas en moto de agua también es bueno porque te da confianza para empujarla un poco más. También ayuda para la entrada y la salida porque hay que saltar de un acantilado para meterse y luego escalarla para salirse y esperar que no entre la serie cuando estás escalando.

Fui con puras personas super experimentadas en los tubos. Yo con Uti había estado hacía unos años en la isla y lo había visto como se conoce la ola y se manda de cabeza. Y Nico creo que era la primera que le tocaba Mataveri y se desenvolvió bastante bien, se puso unos tubos bien profundos. No todos los tubos estaban salibles, las condiciones igual estaban un poco difíciles en ese sentido, había que elegir bien.

El Nano lleva muchos años surfeando y se puso unos tubazos muy buenos pero no los pude captar los mejores en fotos, los mejores se le abrieron abajo.

Finalmente, con respecto a la foto del arcoíris, fue el último día, estábamos medio cansados de tantas sesiones y fuimos a mirar las olas y de repente se puso a llover con todo y se puso frío y nos fuimos al auto a tomar unos mates y cuando pasó la nube, paró la lluvia y dejó el arcoíris. En ese momento le dije a los chicos para tomar las fotos, vinieron unos caballos salvajes, salió la serie, fue como que todo se alineó".

Y un pequeño detalle que no es menor: Quiebra Mataveri y en el agua no sobra la gente, más bien falta.
Por algo se habla de magia en Rapa Nui.
Y por esto también se habla de magia en Rapa Nui.
Nico Vargas: "La experiencia queda para siempre y vamos a esperar que se pueda repetir alguna vez".
¿La vida se puede poner mejor que esto?