Noa Deane ganó el inaugural e histórico Stab High

Un evento que se metió en la historia como el más definitivo campeonato de aéreos y que actúa como un gran ejemplo de puro entretenimiento

El australiano Noa Deane respaldó su reputación como uno de los mejores aerealistas del planeta tras ganar el Stab High, torneo que rápidamente se convirtió en el más definitivo para la modalidad que está viviendo un nuevo boom.

Y el escenario fue perfecto para hacerlo: La piscina de Waco, Texas, con la mejor sección de aéreos del mundo y los 20 mejores aerealistas.

Todos intentaron mostrarse relajados pero se notaba que todos querían ganarlo, y se notó que para Deane fue importante la victoria: “Estoy viajando, no sé que decir. Será genial ver lo que sucede en el futuro”, señaló y agregó elogios al jovencito de Hawái, Eli Hanneman, que tiene 15 años y estuvo muy cerca de llevarse la fiesta en base a unos increíbles backflips de frontside y altos reverses de backside.

El primer lugar le valió a Deane 25.000 dólares.

Por su parte, Eithan Osborne ganó el premio al aéreo más alto y se ganó 20.000 dólares. Se fue con una sonrisa de oreja a oreja, dijo que se trataba del mejor evento del momento y que espera que haya más como este.

El resultado final fue el siguiente:

1º: Noa Deane 150,33
2º: Chippa Wilson 149
3º: Elia Hanneman 142
4º: Eithan Osborne
5º: Mason Ho 91,66
6º: Ian Crane 79

Héctor Santamaría: "Lo hago por el amor"

El único hispano en competencia, Héctor Santamaría, comenzó bien en las derechas haciendo dos aéreos altos, uno sin rotación y el otro con, que los jueces pagaron muy bajo 44 y 48 puntos respectivamente.

Santamaría fue víctima de surfear en la primera serie del día, esos mismos aéreos más adelante fueron recompensados con por lo menos 60 puntos. Luego, en las izquierdas, Héctor intentó en cuatro ocasiones un rodeo y en ninguno pudo hacer el grab, de completarlos habría estado cerca de meterse en la final.

Fue de todos modos un destaque en la vibra del evento, todos repitieron todo el tiempo su frase: “Lo hago por el amor”.

Acid Drop y chelas drops

Previo a la final, se realizó el evento especial, Acid Drop organizado y juzgado por Nathan Fletcher, básicamente había que tirarse del muro de la piscina y caer en la ola y seguir surfeando. Ninguno lo logró aunque Mason Ho y Harry Bryant estuvieron muy cerca.

En la primera ola Cheyne Magnusson cayó limpio en la cresta de una ola y partió la tabla en seco.

Dion Agius fue para ahí con una cerveza en mano que no soltó en ningún momento, solo para saltar, hacía rato que estaba charlando con dos chicas. En un primer salto organizaron para saltar y que la joven levantara su bikini, en otra para que ella saltara del muro para abajo.

La cerveza en un punto se convirtió en un problema (en uno o en varios) porque la superficie se ponía resbaladiza para realizar los saltos.

En un momento apareció algún jefe de Stab para decir que se había terminado la fiesta y Nathan Fletcher dijo que repartirían el premio.

Dos segundos más tarde, Mason estaba surfeando en la gran final.

                        Los comentarios de los surfers y de los comentaristas

"Las piscinas de olas son lo mejor que le pasó al surfing", dijo Mason Ho en una entrevista para el webcast. "Hay movimientos que ya había desistido hacer, pero que con una piscina ahora puedo intentarlo". Chippa Wilson dijo, también en vivo que a la segunda ola en la piscina de Slater se aburrió y que no le pasa lo mismo aquí.

Bobby Martínez, el tan polémico ex CT, fue uno de los comentaristas. No estuvo a la altura de las expectativas porque si bien estuvo genial que fuera sincero y muy crítico con las maniobras, no conocía a la mitad de las personas en el evento. Y se trató de un evento de aéreos que tiene a 20 de los más reconocidos aerealistas del planeta. Para peor lo pusieron con un skater/snowboarder que tampoco sabía mucho. Hubo varios momentos que no sabían quien era Eli Hanneman, que terminó ubicándose tercero y peleando el título del  campeón.

                        La fiesta en la piscina se fue de las manos

Stab anunció durante un buen tiempo que habría una fiesta en la piscina... Si se suma a la propia fiesta que varios surfistas tuvieron durante todo el día a una fiesta de verdad, con todo pago y tirando la casa por la ventana, la cosa no va a terminar bien:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Hugs for everyone at funnest surf event of the year! @kaelwalsh @harrybryant @jay_davies @chippawilson @stab_high

Una publicación compartida por Beach Grit (@beach_grit) el

                       Las inevitables comparaciones

Se hace inevitable comparar un evento como el Stab High y el de la piscina de Slater y la realidad es que cada quien tiene su piscina para hacer su evento. No parecería lógico hacer un CT en la piscina de Waco, como tampoco parece tan lógico hacer un evento de aéreos en la de Slater (Esperar 300 segundos para ver una maniobra, bastante largos eran los 70 segundos entre ola y ola en Waco).

Con respecto a la diversión brindada parece ser más excitante el de Waco porque el formato es atractivo: Cinco horas para definir un ganador con un montón de aerealistas locos. El Surf Ranch Pro son cuatro días de esperas largas y olas iguales en el que demora mucho ver un momento emocionante. Por el otro lado, lo que se juega, el título mundial del CT es un elemento agregado que hace que este torneo sea interesante.

Son cosas distintas que si bien es inevitable comparar, cada uno tiene su público y su campeonato.