Occidente también es salvaje: Decodificando a Mizata, otra joya salvadoreña

La opción cantada para los que quieren surfear olas perfectas con poca gente y haciendo una vida muy tranquila


Presenta Surf City El Salvador - Todas las fotos por Philippe Demarsan

Mizata queda en Teotepeque que en náhuat quiere decir casa de Dios y, como al Señor le gusta surfear, eligió que en su hogar haya un paraíso de olas como Mizata. Pero además, al Señor le gusta surfear con poca gente, y esa es una de las grandes ventajas del lugar: Hay muy poca gente.

Dicen los locales de El Salvador que junto a El Sunzal, es la ola más consistente del país, con el extra que tiene al lado un beach break tubular que todos los días tiene su dosis de diversión. Pero la gran diferencia, de nuevo es: Que hay poca gente.

El motivo principal es que, hacia occidente es la punta más lejana para surfear desde San Salvador y que en el lugar solo están los resorts y los hospedajes para quedarse; el pueblo queda a unos kilómetros…

Pero lo bueno es que tampoco es tan lejos; entre San Salvador y Mizata hay solo 80 kilómetros, entre el aeropuerto es un poco menos y si uno está hospedado en El Tunco y quiere pasar un día tranquilo, debe hacer solo 50 kilómetros.

El gran local salvadoreño, Bryan Pérez, contó lo siguiente: "Mizata es la ola que, cuando no hay olas en ningún lugar, ahí siempre hay olas. Siempre buscamos nosotros, cuando no hay olas en El Zonte o Punta Roca, vamos para Mizata y ahí siempre hay olas".

"Hay una punta muy divertida, que se parece a El Zonte, hay una izquierda, y hay un beach break, y son super, super buenas las tres olas. Es increíble, ahí funciona cuando está cuatro hasta seis pies y las olas son muy, muy buenas. La mejor temporada es de octubre a febrero, cuando hay menos swell de sur y entonces ahí seguro va a estar bueno, agregó.

En tanto, la vicecampeona mundial 2014 y actual medallista de plata de Lima 2019, Mimi Barona, le contó a DUKE sobre Mizata: “Es una de mis playas favoritas de El Salvador, es una ola muy constante, siempre que el mar está pequeño, que no es nunca allá (risas), busco la opción de irme ahí. Tienes la derecha en la desembocadura del río que está buenaza, es una joyita escondida, y tienes el beach break y hay algunos secretos en la zona que tienen su encanto”.

Dicen los expertos de El Salvador que a Mizata le sienta mejor el swell con más oeste y que cuando el mar está más grande que cinco pies, se pone desafiante la cosa.

Uno de los hoteles del lugar, el Nawi Beach House dice en su descripción: “Si estás buscando por la ola con menos gente y con mayor consistencia de El Salvador, es esta”.

Agregar a un pointbreak de clase mundial un beach break como este, puede decirse que es interesante. Todas las fotos: Demarsan
Es de no creer que ninguno de los dos surfistas de esta foto estén corriendo al momento de tomarla... Seguramente estaban en El Salvador hacía varios días.
Este día, contó con la presencia de los locales Bryan Pérez y Katherine Diaz, junto a Momo Aicardi y Jessica Anderson de Chile, Mimi Barona de Ecuador, Martín Pérez de Argentina y Panela Verboonen de México. El mar estaba chico por ahí, pero en Mizata estaba así.
Las olas en El Salvador son una lección para el mundo, mientras que en todos lados la gente se pelea por surfear una merrequita de 20 centímetros, esto sucede en Mizata.
Se fue sola, com otras tantas por ahí.
El point de derechas de Mizata tiene allá atrás los tubos del beach break y por la zona un montón de sorpresas.
Poca gente en el agua, ¿no?
Martín y Bryan Pérez, y algunos amigos yendo para el agua.
Martín Pérez, preparándose para encajar el 9 pies en el tubo mizatero.
No es fácil encontrar derechas en El Salvador, pero el que busca, encuentra... Tristán "Momo" Aicardi, haciendo caso a la máxima, y atacando.
Martín Pérez colgando los 10 en una mañana perfecta en Mizata
Mimi Barona, aplicando presión.
Derechas para colgar los 10 e izquierdas para meter tubos... Cosas que suceden en Mizata con Martín Pérez.
Jessica Anderson de Chile está acostumbrada a las izquierdas de su Pichilemu natal, pero en las derechas también se defiende.
El ídolo local, Bryan Pérez entuba y acelera para encontrar la salida de ese barril de Mizata.
La banda entre sesión y otra en Mizata.
Cuando las olas están buenas, Jessica y Mimi celebran.
La especialidad de Mimi Barona: Atacar de espaldas a la ola.
Jessica Anderson se crió en izquierdas pero se luce en derechas.
Hablando de clavar los rieles, de presión y de fuerza con Bryan Pérez.
¿Qué pasó con el longboard moderno? "Esto", dice el argentino Martín Pérez.
Momo Aicardi encontrando el camino indicado en Mizata.
Curvas de paz y...
Aéreos de alegría en Mizata.
Bryan se hace chiquito para entrar en el barril mizateño.
Y se agranda cuando este le da espacio.
Martín veloz en una gema salvadoreña.
Está cubierto, pero sabemos que es Bryan, en otra buena.
Líneas aéreas Momo, por los aires de El Salvador.
Aicardi es un tipo alto, pero los barriles de Mizata son más altos.
Mimi Barona encajándose.
Hay izquierdas y también hay derechas. Momo y Bryan dividiendo el pico.
¡Qué olas! Con Momo y Mizata.
Bryan también es goofy footer.
Momo, de fiesta.
Bryan de fiesta.
Y Martín, ¡de fiesta!