Tyler Wright: “Quería que se termine, estaba totalmente quebrada”

En entrevista con 60 minutos, la bicampeona mundial compartió los momentos más duros de la enfermedad que la dejó fuera del tour por más de un año


La bicampeona mundial australiana Tyler Wright contó los detalles más duros del extraño síndrome post viral que la dejó fuera de las competencias por más de un año en una entrevista concedida al programa 60 minutos de Australia.

“Quería que se termine, estaba totalmente quebrada”, dijo y agregó que durante más de un año estuvo con dolor tan fuerte que no le permitía levantarse de la cama, casi no caminaba ni podía tener una conversación. “El dolor era tan fuerte que no dormía ni encontraba alivio en nada”.

Consultada sobre si se dio cuenta de cuándo dejo de ser un virus y comenzó a ser una enfermedad post viral, ella señala que las cosas solo empeoraban. “Le decía a Alex (su novia y a quien le atribuye buena parte de su recuperación) que mi mente no podía resistirlo, que no podía continuar”.

Contó que no tiene ningún recuerdo de su cumpleaños de 25 años y que las duchas calientes en el medio de la noche eran de las pocas cosas que la calmaban un poco. El periodista del mencionado programa  cuenta que su cuerpo estaba en constante dolor, tenías pesadillas en la noche y seis descontroles emocionales por día.

Ante este escenario los doctores señalaron que un síndrome post viral podía durar entre 18 meses y cinco años.

La solución, que ya fue informada en otros medios, vino por recomendación de su hermano mayor, Owen Wright que había sufrido aquel accidente en Pipe que le afectó el cerebro, quien la llevó al especialista en rehabilitación neuro-ortopédico Brett Jarosz.

 

El doctor afirmó que jamás había visto un caso tan severo como el de Tyler como consecuencia de un síndrome post viral.

Algunas de las pruebas que le hizo y que observó fue que Tyler no lograba llevar su dedo a la nariz, ni de volver a posicionar los brazos perpendiculares al cuerpo.  “Su sistema nervioso estaba completamente colapsado. De un estudio de la vista se descubrió que Tyler tenía una enfermedad llamada coloquialmente como “síndrome de los ojos bailarines”, lo que implica movimientos oculares rápidos, multidireccionales y conjugados y puede ocurrir irritabilidad y alteraciones del sueño”.

Otro síndrome fue el de “Taquicardia Postural Ortostática” que se da por pasar tanto tiempo acostada, el cambio desde la posición supina a una posición vertical le provocaba un gran y anormal aumento en la frecuencia cardíaca.

Como es sabido, el trabajo duro de rehabilitación con el mencionado doctor la terminó sacando de ese pozo y devolviéndola al tour en la última etapa del año, en la etapa de Honolua Bay que la vio bajando olones, surfeando como antes y ubicándose en la segunda posición.

Paralelo al lanzamiento de 60 minutos Wright posteó en su Instagram un mensaje en Instagram, dedicado a su ex novia, Alexandra Lynn. “Mi gratitud y respeto por esta increíble, compasiva, inteligente, amable y emocionalmente inteligente mujer no tiene desperdicio. Durante un poco más de un año, no tuvimos respuestas ni final a la vista y el no saber fue duro. Alex, mientras trabajaba a tiempo completo en su propia carrera como músico, recorriendo el mundo, escribiendo y grabando un álbum, "la teoría de absolutamente nada”, así como las exigencias de la vida normal, también asumió el cuidado físico y emocional las 24 horas”.

“Alex, es una verdadera reina, con fuerza y ​​coraje complementada por una hermosa gracia de que ella tomó todo lo que sucedió y fue capaz de tener amor y amabilidad ... Sin el amor y el apoyo de Alex, no estaría donde estoy hoy. Estoy verdaderamente me siento bendecida de haber tenido a Alex a mi lado. Un agradecimiento especial a los padres, familiares y amigos de Alex”, finaliza Tyler.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Alex is the only person that saw it all. Even though Alex and I have gone our separate, individual healing ways now, my gratitude and respect for this incredible, compassionate, smart, kind and emotionally intelligent women is unparalleled. For a little over a year, we had no answers or end in sight and the not knowing was rough. Alex, while working full time on her own chaotic career as a musician (touring the world, writing and recording an album - "the theory of absolutely nothing” @alex.the.astronaut ), as well as normal life demands, also took on 24hr physical and emotional care of me. It may shock you that I was not an easy patient. I pride myself as being an independent woman, and learning to accept help was a challenge (turns out you can be or do both). I also had some questionable athlete, 'push through pain' mentalities that took their toll - and then I also had to deal with the impact that it had on Alex.  Alex stood by me while post viral broke me to my core everyday, first mentally then physically. The physical was never what broke me and caused me to stop - it was always mental. Through every break down (sometimes 6 a day) and every break through Alex was there. Alex, is a true Queen, with strength and courage complemented by a beautiful grace that she took everything that happened and was able to navigate with love and kindness....Without Alex’s love and support I would not be where I am today - I am truly blessed and humbled to have had Alex by my side. A Special thank you to Alex’s parents, extended family and friends.

Una publicación compartida por Tyler Wright (@tylerwright) el