Fatiga crónica: Lo que alejó a Tyler Wright de las competencias

Consecuencia de la influenza A que contrajo en Sudáfrica, la australiana está hace cinco meses intentando curar según dijo ayer en entrevista


En una entrevista publicada ayer por la WSL, la australiana Tyler Wright explicó que está fuera de las competencias desde junio porque sufre de una “fatiga crónica” que no logra curar desde que sufrió influenza A antes de competir en la etapa de sudafricana del CT.

“Comencé sintiéndome enferma durante un Safari nocturno. Mi cabeza estaba prendida fuego y también mi cuerpo. Nunca me sentí así en mi vida y llamé a Mikey (su hermano) que me dijo que vaya al doctor, le dije lo mismo a Jessi (la comisionada del tour femenino) y me dijo lo mismo que Mikey. Organizaron al equipo médico y de ahí fui admitida en la emergencia del hospital del hospital de Port Elizabeth.

El diagnóstico oficial fue Influenza A. Volví a JBay y no podía viajar hasta que estuviese 48 horas sin fiebre, estuve como 10 días en la cama y perdí unos ocho kilos y hasta en un momento pensamos que tenía neumonía. Creo que no comí por una semana y es lo más enferma que estuve en mi vida”, dijo Wright en la entrevista.

Luego explicó que desde ese entonces batalla contra la “fatiga crónica” que es un síntoma post viral de haberse agarrado influenza A. “Es un desafío grande. La gente se cree que solo se trata de estar cansado y por más que tenga mucho que ver con eso hay mucho más”, cuenta Tyler.

Consultada sobre si intentó volver a las competencias, contó que intentó hacerlo en el Surf Ranch Pro, en un ambiente controlado, que incluso viajó a California pero una vez ahí se regresó.

Finalmente contó que la fatiga crónica es “difícil de combatir” que ha visto distintos especialistas y lo que ha hecho es descansar, comer lo correcto, tomando hierbas y leer un montón de Harry Potter, que es su nueva actividad favorita. Y que ir a nadar un rato es como un destaque para ella.

Con respecto a la carrera por el título femenino dijo que quiere que gane Steph.