Un boricua en Waco

Juan Carlos Gerena, entre aéreos y tubos texanos