Análisis: Sobre la comandancia de los veteranos en este 2021

Sobre la incontrastable verdad que indica que hacer un aerealito es más fácil que meter un buen roundhouse cutback; y la pérdida del estilo para la “olimpicación”


Por Marcelo Matos - Presenta Surfcycled 

En el comienzo de este 2021 ha llamado la atención como surfistas ya en sus cuarentas se han destacado opacando a las nuevas generaciones.

Hace tiempo ya, un día sentado en Hunginton Beach le comenté a un amigo sobre cómo cualquier niño de 10 años era capaz de despegarse de la ola y llamar la atención de cualquier desentendido.

Sin embargo, no se veian niños carveando como Taj. Con la popularización y “olimpicación” (palabra que acabo de inventar), el sufing pasó de ser una expresión personal a un deporte con reglas de juego.

Y aunque siempre los campeonatos han tenido reglas, se podía distinguir a cada surfista por su estilo propio, y no solo para surfear, sino por su estética personal, o su forma de actuar.

Hoy, al considerarse “atletas profesionales tras el oro olímpico” estan atados a ciertas normas, no solo dentro sino también fuera del agua. Es decir, se preocupan más por crear contenido siendo una suerte de influencers, descuidando ir tras lo que consideramos mas preciado en el surfing, el placer personal de surfear una ola como te dé la gana y así sumar horas que te van a terminar ubicando luego en el lugar indicado.

En la mayoría de las disciplinas olímpicas, la posición de un dedo hace la diferencia entre el oro o la plata, y los entrenadores se han enfocado en eso automatizando movimientos a través de entrenamientos como las patinetas del estilo Surf Simulator, lo cual puede ser muy util, pero tiende a unificar los estilos y eso lleva a que todos se vean igual y por ende un viejo y olvidado logra sobresalir ya de entrada por su estilo personal.

Pero también cuentan otras cosas: Las horas en el agua y la capacidad de adaptarse a las distintas situaciones en la ola, algo que solo se logra con el tiempo a prueba y error y en olas oceánicas. No es casualidad que se hayan visto piruetas salidas de videojuegos ejecutadas por los mas jóvenes en Waco y todas las olas cloradas del planeta, pero difícilmente se ven hechas en las olas donadas por la naturaleza.

Un factor importante es la necesidad en la aceleración del aprendizaje que deja de lado la experiencia personal a cambio de obtener un resultado, y esa presión que ponen los padres en sus hijos con el deseo de que sean el proximo Kelly Slater o de verlos finalmente en las olimpíadas.

Pero seamos sinceros, no es tan difícil ir rápido para adelante y pegar un salto, así como los niños de 10, este viejo que escribe también puede hacerlo, sin embargo, propongo que intenten hacer un roundhouse cutback, o simplemente un foam climb y despues me cuenta como le fue.

Las horas en el agua y la lectura de la ola de surfistas que han dominado no solo el aire sino los tubos, las espumas, los drops, los bottoms, y hasta la elección de ola, les da una ventaja enorme sobre las nuevas generaciones que buscan impresionar al espectador, olvidando que el surf es una deporte individual.