Descubrimiento talle L en algún lugar del mar territorial uruguayo

Un slab secreto de outside funcionó grande y perfecto el sábado pasado. Esta es la historia de su hallazgo y su debut


Todos los videos: Diego Balestro

Incluso en un país con una costa océanica tan chica como la de Uruguay y con una población surfera que consistentemente la surfea swell a swell, quedan unas cuantas olas por descubrir. 

Unos meses atrás, en el bajo Falkland, un spot que fue visto quebrar desde la orilla durante varios años, que seguramente había sido surfeado pero pocas veces se había registrado, algunos meses atrás se organizó un trip y se quitó la duda públicamente: Las olas ahí quiebran sólidas y la posibilidad de surfearlas dejó de ser un sueño en el pequeño país sudamericano.

Dos miembros de aquel viaje, Luca Cohen y Giancarlo “Yanko” Giacoya, junto al filmmaker que siempre esas sesiones, Diego Balestro, se fueron el sábado pasado, luego de chequear el alentador pronóstico, con toda su logística a surfear una nueva ola.

De acuerdo a lo que dijeron a DUKE, la venían monitoreando hace unos siete años. Cohen la había ido a ver dos veces y todavía no la había surfeado. “Vi la carta náutica y era claro que tenía una geografía muy buena, muestra que va de un lugar profundo a un banco de piedra llano y que aguanta las ondulaciones oceánicas generando olas muy fuertes que están buenísimas”, dijo Cohen.

La sesión de esta vez tuvo todos los elementos para que sea épica. Un poderoso swell de sur con buen periodo golpeó a toda la costa uruguaya generando momentos soñados en cada rincón. En este lugar perdido en el medio del mar, la cosa se puso impresionante.

“Ya a unos 3000 metros antes de llegar se veían quebrar unas bombas, lanzando el lip de arriba hasta abajo”, contó el brasileño que está radicado en Uruguay hace varios años. En tanto, Yanko dijo: “Salimos temprano en la mañana, navegamos 25 minutos en el jet ski los tres, sin barco de apoyo y llegamos al pico y nos encontramos con la sorpresa de que había tremendas olas. Estabamos sonriendo porque habíamos llegado y nos rompió una bomba en la cara y quedamos perplejos”.

Paredones verdes y sólidos, algunos bastante tubulares, de unos dos metros y medio a tres quebraban encima de una banco de piedra ubicado en altamar. Con el sol de la madrugada brillando, tres amigos, un jet ski, una gun, abundantes lobos marinos y esa mágica ola, comenzó una sesión histórica. No se sabe a ciencia cierta si anteriormente se había surfeado esta ola, lo que sí es seguro es que por primera vez se registra y divulga lo que en este lugar en mar territorial uruguayo sucede.

“Ahí empezamos a darle de tow, funcionó bastante bien”, contó Yanko. El que no la pasó bastante bien fue el fotógrafo que tenía una tabla para posicionarse en el pico y con las fuertes corrientes se le hizo difícil.   

Luego, cuando fueron a intentar surfearla a remo, con Diego bien ubicado en el jet ski, los que no tuvieron éxito fueron los surfistas. “No se hizo muy fácil entrarle. Mirando los videos nos vamos a posicionar mejor para la próxima, encontramos una piedra como referencia y vamos a ver si podemos mejorar en esto”, señaló Giacoya.

“Estaba complicado y no pude entrar en ninguna ola. El tema es que estamos allá y siempre preocupados porque tenemos una moto y si pasa algo… Siempre cuidamos la seguridad y por esto uno a veces no surfea tan bien por estar preocupado. Realmente hay mucho riesgo ahí, estando en una moto sola, si se rompe la moto tenemos que nadar o llamar a alguien y por ahí no hay mucha ayuda cercana”, agregó Luca.

“Yo me quedé bastante adrenalizado con el riesgo que tiene esa ola, debajo hay poca profundidad. Es un slab”, contó Balestro que tiene mucha experiencia filmando en lugares tan pesados como Teahupoo, donde va todos los años. Vivió momentos de tensión: “Dos olas me llevaron para allá abajo y tuve que llamar a los chicos a los gritos porque me empezó llevar la corriente para una zona bastante peligrosa donde había mucha espuma y piedras. Por suerte ellos se avivaron, me escucharon y me sacaron de ahí”.