El aluvión de bajas en el tour mundial y lo que es realmente importante en la vida

¿Cómo se explica que de un día para el otro buena parte de los integrantes de la élite no quiera ser más parte de la misma? ¿Es una oportunidad para América Latina?


En foto de portada: Julian Wilson, uno de los que eligió familia por encima de la gloria competitiva. Foto: WSL/Poullenot

Por más que las decisiones parecen lógicas, resulta verdaderamente extraño ver a tantos surfistas bajándose voluntariamente de la máxima escena del surfing mundial en un periodo tan corto de tiempo.

Desde que la estructura CT-QS comenzó en 1992, el circuito jamás sumó tantas bajas en tan poco tiempo.

A los “veteranos”, Adriano de Souza y Jeremy Flores, se le sumaron: Julian Wilson, Mikey Wright y Bronte Macaulay (que hizo su anuncio hoy). Otro australiano, Adrian Buchan escribió en su Instagram que pensará que va a hacer con su carrera pero que pretende terminarla frente a sus niños (no se retirará hasta que el tour regrese a Australia).

Son, en principio cinco de 50 surfistas, el 10% de los integrantes del tour que le dicen voluntariamente adiós.

Esto es acompañado por la cantidad de lesionados o semi lesionados que deciden fácilmente no competir en un evento y no jugársela por el título mundial; John John es el mejor ejemplo porque sí fue a Tokio pero dijo que no a Barra de la Cruz.

El propio evento de Barra de la Cruz fue un ejemplo de que el tour ahora es menos importante para sus competidores. Fue una bendición para surfers como Lucca Mesinas, Matheus Herdy, Regina Pioli, Jhonny Corzo, etcétera.

¿Cuándo en la historia hubo tanto wildcard en un evento? ¿En la piscina de Kelly? Tal vez, misma temporada, misma falta de interés.

Previo a que comience la pandemia un surfer como Ricardo Christie de Nueva Zelanda, estaba al pie del cañón para volver al tour y competir con todo, ahora vende casas como agente de bienes raíces, ni se molestó por ir a El Salvador a buscar su cupo olímpico y tampoco parece que va a estar en los challengers.

Al final de cuentas todo se resume en lo que se sabe es más importante: La familia. Hay quienes están dispuestos a sacrificar mucho por su carrera deportiva, pero tampoco quieren sacrificar tanto. Con Covid de por medio, el sueño del pro surfer se tornó demasiado sacrificado.

“Para nada lo llamo un retiro del surfing profesional, la decisión que tomo va en línea con lo que más me importa en mi vida que es mi familia”, escribió Julian Wilson.

“Estar en Gracetown junto a mi familia y amigos cercanos es lo que más valoro por encima de todo”, expresó Macaulay por su parte.

“Desde que me convertí en padre, mis prioridades han cambiado completamente”, se justificó Flores, cuando anunció su retiro.

Por su parte, Wright de 24 años, explicó que ingresó al tour tan joven que ni se acuerda por qué lo hizo y que ahora va a priorizar lo que le divierte que es hacer videos.

Es lo que está pasando hoy en el mundo del surfing, de un día para el otro, a cierto sector de los profesionales le pareció que estar en el CT y ser campeón del mundo no era lo máximo de la vida.

Algo que, 10 años atrás era impensable.

Resulta más que interesante seguir cómo continúa esto.

Pero parece esperable pensar que Brasil siga llenando los espacios en la elite y, por qué no, que finalmente le toque a un hispanoamericano o un hispanohablante, ingresar o regresar a la misma.

Es razonable pensar que por estas zonas el hambre de ganar, de estar en el CT, no ha cambiado tanto.

Aunque, con el bicho por la vuelta, nunca se sabe.

Facebook Comments Box