“Estar tan cerca de ser comido, literalmente, a uno lo hace repensar todo”

Entrevista a Alejandro Travaglini, el argentino que tres meses atrás sobrevivió al ataque de tiburón en el oeste de Australia


El pasado 16 de abril, una mañana de buenas olas con amigos en Cobblestones, en el oeste de Australia, se transformó en una pesadilla para Alejandro Travaglini cuando fue atacado por un tiburón.

El argentino que está radicado en ese país hace 11 años dio lucha, se liberó del escualo y llegó a la playa con varias heridas profundas en sus piernas. Fue ayudado por varios surfistas, luego trasladado en helicóptero al hospital donde fue intervenido de urgencia y finalmente estabilizado.

Ese relato de cómo se dio todo, de cómo la lucha por vivir motivada por la necesidad de un padre de cuidar y estar con su familia es capaz de todo, es impactante, pero ahora la historia es otra para Alejandro, él prefiere no enfocarse en el episodio, no vivir en ese traumático momento sino disfrutar de las pequeñas cosas del presente y de lo que hay por delante.

Hace un mes volvió a surfear y de a poco, haciendo fisioterapia y metiendo horas en el gimnasio, y va ganando fuerza. Él dice que lo más difícil en este sentido es más bien el rastro que dejó el animal en su cabeza, algo que la fisioterapia no cura.

«Hace unas semanas los lleve a mis hijos a surfear unas olas pequeñas al sur de donde vivo y decidí meterme después de ellos a intentar agarrar un par de olas», cuenta el argentino. Todas las fotos: Archivo personal

¿Cómo ves hoy y qué reflexión haces, a tres meses del accidente, sobre todo lo que sucedió ese día?
Sigo progresando poco a poco, física y mentalmente. Estoy intentando no enfocarme mucho en lo que ocurrió ese día, sino moverme hacia adelante y disfrutar del presente.

Estoy muy agradecido por la ayuda que recibí de mucha gente y por la oportunidad de vivir simplemente. Estar tan cerca de ser comido, literalmente, sin duda a uno lo hace repensar todo y valorar lo que se tiene. Así que estoy disfrutando mucho de las cosas mas simples, como salir a caminar por la playa o andar en bicicleta, comer bien y sano, y sobre todo pasar tiempo con amigos y mi familia.

¿En qué fase de la recuperación te encuentras y en qué consiste cada paso de la misma?
Las piernas han mejorado considerablemente, ya camino casi completamente normal. Mis cicatrices siguen causando restricciones de algunos movimientos pero estoy trabajándolas diariamente para aflojarlas. Voy al gimnasio tres veces por semana, tengo una rutina que fortalece el cuerpo completo pero mayoritariamente las piernas. También voy a la pileta a nadar y entrenar apnea, ando en bicicleta y estiro bastante los músculos practicando algo de yoga y pilates. También comencé a practicar foundation training que ayuda a fortalecer el core en una posición descomprimida.

¿Cuáles han sido los principales desafíos de estos tres meses?
Han sido más que nada mentales. El cuerpo responde a la mente y por ende ha sido crucial mantener una actitud positiva y un enfoque en mejorar todos los aspectos de mi ser. Estuve hablando mucho del episodio con mucha gente, tratando de entender por qué sucedió y cómo evitar que vuelva a suceder en el futuro. Creo que eso ayuda a apaciguar las dudas y confusiones que  suelen disturbar a la mente.

Intento no pensar demasiado en lo que sucedió igual, aunque a veces es inevitable. Considero importante no enfocar mi atención en lo negativo y atemorizante, lo que podría salir mal, el pasado y lo que no quiero. Prefiero enfocar mi energía en el presente, en lo que tengo y valoro; en mirar hacia adelante y visualizar las oportunidades que tengo en esta vida. Acepto los riesgos que se toman al vivir ampliamente y de lleno, pero trabajo para minimizarlos para poder seguir adelante sonriendo.

Aquel momento que le cambió la vida, luego de ser mordido, tabla abandonada (a la izquierda) y nadando por su vida. Foto de Peter Jovic publicada en The Australian.
Usando una tabla como camilla Alejandro Travaglini es cargado por otros surfers antes de que venga el helicóptero y se lo lleve de urgencia al hospital de Perth. Foto de Peter Jovic publicada en The Australian

¿Pudiste volver al agua?
Estuve volviendo al mar paso a paso, sin duda es mi intención seguir disfrutando de todo lo que brinda. Empecé en la orilla y nadando un poco a los dos meses del accidente. Luego logre salir a remar un par de veces en un Stand up Paddle, estar encima de una tabla grande ayudo mucho a no sentirme tan vulnerable a mayor profundidad.

Hace unas semanas los lleve a mis hijos a surfear unas olas pequeñas al sur de donde vivo y decidí meterme después de ellos a intentar agarrar un par de olas. Logre hacerlo pero con un poco de dificultad debido a la falta de fuerza en mi pierna izquierda mayormente. Psicológicamente no fue fácil permanecer con mis pies debajo del agua, aguanté un rato pero no sin imaginar que podía ser atacado nuevamente en cualquier momento. Desde entonces regrese al mar dos veces más y logré extender mi estadía y comodidad un poco, elijo bien cuando hacerlo, las condiciones tienen que ser muy favorables. Agarré varias olas con un longboard y pude disfrutarlo pero no libre de temor de que vuelva a ocurrir lo inesperado.

Siempre supe que sería difícil la vuelta al mar, no es sorprendente que va a costar mucho volver a sentirme cómodo como antes. Será cuestión de tiempo, imagino y de mucho trabajo por mi parte.  No bajo los brazos, sigo remando.

En abril dijiste que dedicarías tiempo y parte del dinero recaudado en el GoFundMe para ayudar a desarrollar un sistema efectivo anti ataques, ¿cómo vas con eso? ¿Qué sistema crees que funcionará?
Estuve trabajando mucho en tratar de entender mejor sobre los tiburones responsables de ataques a humanos. He leído muchísimo sobre el tema y hablado con mucha gente sobre por qué suceden y como se puede evitarlos. Hay muchísima información al respecto, cuanto más busco respuestas mas confusión encuentro, pero he aprendido algunas cosas.

Lamentablemente ninguna respuesta parece ser completa. Hay muchas teorías que son difíciles de corroborar también. El gobierno no quiere gastar dinero ni perder poder al involucrarse en un tema tan complejo asique mucho no se compromete.  Es muy frustrante no poder encontrarle una solución simple al problema. Creo que hay muchas cosas que se podrían aplicar para minimizar la cantidad de ataques, algunas de ellas costarían mucho dinero y como es sabido nadie lo quiere gastar a menos que sea negocio. Por ende hay intereses de muchas empresas en encontrar una solución y venderla.

Por otro lado hay algunas posibilidades que son mas simples y factibles. De momento me estoy enfocando en estas ultimas, intentando obtener ayuda del gobierno para implementar algunas de estas estrategias. También hay tecnologías muy prometedoras que requieren más inversión y desarrollo que seguiré monitoreando. Estoy viendo de plasmar todo lo que he aprendido en alguna plataforma online en el futuro para compartirlo con el resto de la comunidad surfista. Mientras tanto seguiré investigando y aprendiendo todo lo posible.

*Pueden seguir la recuperación de Alejandro Travaglini en su cuenta de Instagram: @locoporlasolas 

El argentino sabe meterse sus buenos tubos. Según cuenta, además de haberse casado con una australiana, la calidad de olas del oeste también valió en el momento de decidir mudarse definitivamente ahí.