Juan Cruz Ruggiero: “Fue bastante loco este año, pero bueno, salí campeón y estoy feliz”

Entrevista al dueño del título argentino Sub 18 que repasa un 2020 raro pero en el que dice que disfrutó “mucho más del surf”

Lejos de una competencia en Biología, como en la foto, el año pasado, Juan Cruz Ruggiero se hizo con el título surfeando un evento digital. Foto: Quiksilver Argentina

Presenta Quiksilver Argentina

Por segundo año consecutivo Juan Cruz Ruggiero ganó el título argentino de surfing juvenil, esta vez por adelantado; si ganaba la cuarta etapa del tour, se hacía con la copa.

Sin tener idea que eso era lo que necesitaba, surfeando sus olas para la competencia virtual, ganó.

En uno de los años más extraños de la historia, que le incluyó al jovencito una cuarentena de 100 días sin surfear de la que prefiere ni hablar, Ruggiero destaca cómo le gustó surfear más este año que en otros. Seguramente por aquello de valorar lo que se tiene cuando se pierde.

Luego de un intercambio de preguntas y respuestas vía WhatsApp que tomó un par de días, quedó lista la entrevista que se lee a continuación:

Es tu segundo título consecutivo sub 18, seguro, con todo lo que está pasando a nivel mundial, tiene un sabor distinto que los demás. ¿Cómo te sentís?
Estoy muy contento de ser campeón junior por segunda vez consecutiva, me pone muy feliz pero con un sabor distinto, raro, porque el coronavirus y la pandemia fue jodido para todos y también hizo que no podamos competir como durante cinco meses.

Las fechas del circuito estuvieron bastante separadas, una fue un campeonato virtual así que sí, fue bastante loco este año, pero bueno, salí campeón y estoy feliz.

Ruggiero ganó la Sub 18 este año y el anterior y en 2018 la Sub 16... Todo indica que tiene un buen futuro por delante. Foto: ISA/Reed/Evans

¿Cuál considerás es la clave para tu consistencia?
Es una pregunta difícil, no sabría responderla muy bien… Primero que nada creo que es una combinación de varios factores, creo que es como dicen: “Como entrenás, competís”. Yo generalmente soy regular en los entrenamientos, tengo muy pocos días muy malos, soy bastante regular durante todo el año así que creo yo que eso también se refleja en las competencias.

¿Qué hiciste distinto este año para ganar?
El año fue diferente en todo sentido; traté de tomármelo lo mejor posible, sin preocuparme mucho por los resultados. Las cosas se fueron dando, no fue algo tan buscado, fue un año que la pasé muy bien, surfeé un montón con amigos, recorrí varias playas de Mar del Plata que no había surfeado antes… Fue un año lindo, un año en el que disfruté mucho más del surf que otros.

Creo que fue uno de los mejores años que estoy surfeando… Eso, no hice nada raro.

"Fue un año lindo, un año en el que disfruté mucho más del surf que otros"

La victoria en el evento virtual fue clave, ¿cómo fue ir a “competir” sin estar compitiendo?
Fue raro competir sin estar compitiendo, era re loco (risas), pero estuvo muy bueno, fue un día de buenas olas en la costa marplatense, la pasé muy bien con amigos adentro del agua disfrutando de lo que más nos gusta. Con olas buenazas, estuvo muy bueno.

Ganar el campeonato virtual fue clave y la verdad que yo antes del torneo no tenía ni idea que si ganaba era campeón.

Para la final ganaste con dos izquierdas buenas, un buen ataque de backside, ¿te acordás de esas olas? Cuando las surfaste, ¿sentías que ya estabas para ganar el evento?
Me acuerdo muy bien de esas dos olas. Para la mejor de la final esperé una con buena pared al principio y entró un set con varias olas, dejé pasar las primeras dos que no me habían gustado y para la tercera, como había visto que venía bien alineada.

Me acuerdo que al empezar a remarla estaba media espumosa pero ni bien me paré e hice un bottom largo vi que el “coping” de la ola estaba bastante lindo y le pegué un roller bien fuerte y por suerte salí bien alineado para la segunda y cuando estaba haciendo el bottom de la segunda me dije que era todo o nada, y le pegué otro roller pero más agresivo, tirando más el tail y lo bajé un poco descontrolado. Pero ni bien puse el pie atrás en el deck de nuevo subí para pegarle y metí un cierre contra la espuma, bastante agresivo. Me quedé contento con esa ola.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por DUKE (@duke_surf)

La segunda que puse fue una ola que la agarré volviendo. Estaba con mi hermano al lado que me dijo que vaya yo y la remé con todo, casi no llego. Pero me paré e hice un corte que me proyectó hacia delante, bajé, metí un palo en el pocket, bastante fuerte, casi me deja atrás pero pude bajar de nuevo, hice un bottom bien cerrado y ataqué al lado de la espuma.

Esas fueron mis dos mejores olas.

Cuando las agarré esas dos y vi que estaban filmadas, no sé si sentí que ganaba pero sí que el trabajo estaba hecho y que dos olas para la final sí tenía.

¿Fue el campeonato más cansador que te tocó competir?
No fue tan cansador. A mí me cansa más un torneo normal, mentalmente, físicamente… Estar todo el día en la playa esperando tu turno para competir, yo siento que me cansa más. Prefiero estar 500 horas en el mar y despreocuparme de todo, además ya venía acostumbrado de surfear así hace un montón porque acá en Argentina cuando hay olas se aprovechan (risas); nos metemos todo el día en el mar, desde el amanecer hasta el atardecer.

"Acá en Argentina cuando hay olas se aprovechan (risas); nos metemos todo el día en el mar, desde el amanecer hasta el atardecer"

Fue desgastante también… Ese día nos levantamos a las cinco, nos metimos a las seis en Horizonte que queda cerca de casa y yo sabía que iba a estar bueno; estuvimos unas cuatro, cinco horas en el agua. Salimos, comimos algo y decidimos que Horizonte se había puesto un poco difícil de filmar, con mucho sol de frente y mucha gente para agarrar olas y decidimos ir para Chapadmalal que estaba más amigable para filmar y hacer buenas maniobras.

A todos nos pareció bien y surfeamos otras tres horas… Mi madre ya estaba cansada de estar todo el día en la playa, pobre, se la re bancó. Y justo ahí un amigo me llama para decirme que se puso bueno horizonte, que había bajado la marea y acomodado un poco más y casi me termino metiendo a las apuradas pero bueno, se sopló (risas).

Y llegamos a casa, comimos, dormimos y al otro día nos despertamos temprano y nos metimos en Honu, como de 7 a 12, que también estaba lindo, pero yo ya estaba más relajado porque sabía cuando me levanté que no creía que iba a mejorar lo del día anterior.

Ahora que la prohibición del surfing ya pasó, ¿qué pensás cuando te acordás de esos 100 días encerrado, sin surfear?
No quiero ni pensarlo, hay que mirar para adelante, eso ya quedó en el pasado.

Hay algunos surfers que se han ido de viaje, ¿lo tenés en mente?
Sí, vi que varios surfistas se fueron de viaje y me parece muy bien. Yo este año tenía un par de viajes organizados que hubiese estado bueno concretar, pero bueno, ahora lo único que tengo en mente es ir en verano con amigos y mi hermano a surfear un par de olas por Chubut.

Ahora se vienen las etapas open, estás noveno en el ranking, ¿vas por una histórica remontada?
Sí, no diría remontada. Yo, por ahora, mi objetivo es ganar una fecha en la Open, cuando lo haga, ¡te llamo!

¿Qué otros objetivos te planteás?
Como objetivo, ganar la fecha Open sería genial. Luego uno de los máximos logros sería ser campeón argentino en la categoría. Y después seguir mejorando mi surf, me gustaría ir de viaje a un par de olas picantes, con power como El Gringo, que ya fui y me encantó, quisiera ir a México a pegarme un par de tubos y nada, seguir surfeando.