Las incógnitas sobre la situación de Sunny García

La falta de información y las permanentes confusiones de los últimos 16 días

El 29 de abril se informó que Sunny García había sido ingresado a un hospital en Oregón. Lo que se informó después no ha sido del todo claro. Foto: WSL/Cestari

Las noticias y las actualizaciones sobre el estado de salud del campeón mundial del año 2000, Sunny García, brillaron por su ausencia en estas semanas y ocasionaron una seguidilla de confusiones.

Hubo varias situaciones lamentables en las que cientos de personas postearon fotos y textos largos sobre la muerte de Sunny García que según insistió su familia, jamás sucedió.

Increíblemente ya todos se han acostumbrado a que posteen que Sunny ha muerto y las respuestas en lugar de lamentos son cuestionamientos: “¿Realmente?”, “¿estás seguro?” y al rato la eliminación del posteo y un pedido de disculpas y la aclaración de que Sunny García está vivo.

El mundo del surfing se sacudió hace ya más de dos semanas, el 29 de abril las noticias corrieron como primero sobre la muerte del surfista, luego se corrigieron e instalaron como una internación en estado delicado en un hospital que fue, de acuerdo a distintas versiones, en Oregón y también en el estado de Washington.

Pasadas las horas se informó que García estaba en Oregón, que “presuntamente” se trataba de un intento de suicidio. En algunos sitios se habló de ahorcamiento sin citar una fuente.

La WSL demoró pero informó que García estaba grave en Oregón y la ISA informó lo mismo un poco más tarde. Fueron las únicas dos fuentes oficiales que difundieron al respecto.

Luego pasaron varios días de posteos en redes en los que las más destacadas figuras del mundo del surfing recordaron a García. Slater, por ejemplo, compartió todas las historias que distintas personas dedicaron al talentoso hawaiano.

Keala Kennelly dio un poco de información, en los premios de olas grandes de la WSL que tuvieron lugar el 2 de mayo, dijo que lo vio y que está segura de que Sunny va a estar bien y que su propósito en vida irá más allá que el surfing.

Fuera de ella, hubo muy poca información sobre Sunny de primera mano.

No se sabe si está en coma, si está despierto, si está lastimado, si necesita donantes de sangre, etcétera.

Recién ayer, miércoles, tras un nuevo embate con otros posteos que indicaba que había muerto, la familia difundió a cercanos que está vivo y dializándose, respirando por sus propios medios y asistido con oxígeno.

No se dijo qué fue que sucedió, ¿qué hacía en Oregón? ¿Estaba acompañado? ¿Hubo un intento de suicidio? Al final de cuentas sobre esto último tampoco hubo una confirmación sino una deducción ya que el propio García había hablado durante mucho tiempo sobre sus problemas de depresión.

Y luego empezaron los mencionados episodios de confusión absoluta: SurfChannelHawái publicó sobre su muerte entre el lunes y el martes y luego se desdijo, Koby Abberton hizo lo mismo. Johnny Boy Gomez también informó su muerte ayer miércoles (desmintiéndose luego) y más tarde, Luke Egan envió un mensaje confuso que la gente malinterpretó. Luego Egan lo borró.

Lo que informa la familia lo canaliza al público, entre otras personas, una amiga de los García, Janae Twisselman, que fue quien creó la página de GoFundMe. En este la información tampoco abunda pero se señala que “cada día brinda una tenue luz de esperanza” y que están “rezando por un milagro”.

El sitio web brasileño, Waves, que también informó en una primera instancia que García había muerto y luego se rectificó, publicó una nota antes de ayer diciendo que contactó a varios periodistas en Oregón y que nadie de esa zona sabe nada. Entre otras cosas, no se sabe en cual de los nueve grandes hospitales de Portland está. Vale considerar que se trata de una ciudad relativamente chica, de 650.000 habitantes.

Parece claro que se generó un sistema muy cerrado de información alrededor del campeón del mundo y su estado de salud. También es claro que este mismo sistema es el que ha llevado a que los rumores ganen y muchas personas hayan terminado publicando errores en repetidas ocasiones.