Un aviso a los navegantes y un pedido a la comunidad

Sobre plagios sufridos, acciones legales tomadas y ganadas, y la esperanza de que los seguidores ayuden a identificar a los criminales

En los casi dos años que lleva DUKE de vida, debido a que nuestro contenido periodístico es propio, original y exclusivo, hemos enfrentado una gran cantidad de casos de plagio. No mencionaré ni con nombre ni con apellido a nadie que lo haya cometido porque de alguna forma u otra (con abogados y sin abogados de por medio) se llegó a un acuerdo pacífico en el que se comprendió el error, se pidió disculpas y en algunos casos incluso se pagó por el delito realizado.

No es de la casa estar señalando a nadie, ni tampoco es la idea de esta nota, y vale decir: Tampoco fue un caso muy reciente el que dio el puntapié de esta nota, estaba en el tintero hacía ya tiempo.

Una parte de los plagios copiaron y pegaron el texto entero y colocaron “Fuente: DUKE”, otros cambiaron algunas palabras pero en fragmentos era evidente el plagio y otros tantos directamente copiaron y pegaron sin citar fuente alguna y haciéndose de ellos contenido que no les pertenece.

Explicándolo de forma fácil: Los primeros robaron un supermercado avisando que lo robaban, otros robaron silenciosamente algunas cosas del supermercado y otros robaron encapuchados el supermercado entero. Los tres escenarios presentados son delitos por donde se los mire.

En casi dos años, el contenido exclusivo y original fue al final de cuentas la comida de mis hijos, fue lo que tanto a los lectores de DUKE como a las marcas patrocinadoras les atrajo… El de ahora es un mundo en el que pululan los copies y pegues de Vimeos y Youtubes, un mundo en el que uno visita 10 páginas y encuentra lo mismo… Y en el que desgraciadamente no se ve tanto contenido que se genera tras un buen tiempo de piense, educación, trabajo duro e investigación.

Sería genial que haya más, pero así son las cosas hoy en día.

Mencionaba anteriormente que hubo casos en los que, con abogados mediante, en países lejanos adonde están las oficinas centrales de DUKE, se intimó y se cobró dinero indemnizatorio por los daños ocasionados.

Presentando eso como ejemplo, debo dar el aviso: Tenemos los medios para ir hasta las últimas consecuencias para defender lo que es la comida de los hijos, defendiendo el trabajo con uñas y dientes.

Y este es el pedido: A todos los lectores de DUKE que vean por ahí contenido nuestro, se les agradece que avisen, es tan robo como meterse encapuchado a una tienda, pistola en mano y apropiándose de algo ajeno.