El choque de dos mundos

La histórica presentación del surfing en Lima 2019 que tendrá lugar la semana que viene será mucho más que un campeonato de surf en un evento multideportivo

El choque tendrá lugar entre el 29 de julio y el 4 de agosto en Punta Rocas. Foto: ISA/Rommel González

La cobertura especial del surf en Lima 2019 es presentada por Tubos Surf School

Si bien, con el paso del tiempo el surfing ha tenido una tendencia a adaptarse al profesionalismo que copió de los deportes convencionales, y se ha alejado al anti-establishment que profesó desde que nació, sigue siendo un deporte distinto (precisamente, hay quienes ni siquiera lo llaman “deporte”).

Esto puede responder a que sus practicantes saben que las reglas las pone incuestionablemente el mar y que ante este no hay horarios, colores, rangos, ni protocolos. Su impredictibilidad y poderío son los que mandan.

No parece plausible pensar mañana en un surfer, por más olímpico que sea, con un poco de esa chispa que da la improvisada relación con el mar. ¿Las piscinas de olas acabarán con eso?

El movimiento olímpico, por otro lado, es muy estructurado, conservador y formal. Hay un protocolo para todo, una estructura de poder y cada uno de sus escalones es alabado cual realeza. Hay presidente del COI, miembros y luego está Panam Sports, y luego los comités olímpicos nacionales y sus miembros, todo el entrelazado que sucede entre estos actores es muy lejano a una madrugada de olas perfectas con amigos en un spot remoto.

Es, precisamente, diametralmente opuesto a eso que se escucha mucho en la jerga de que frente al mar los surfistas son todos iguales.

Hubo otros encuentros de estos dos mundos, pero el que empieza la semana que viene es el más grande de la historia.

Ex atletas de traje y ex trajes que siguen usando traje trabajarán en conjunto con surfistas de piel curtida por el sol y el agua salada y cuyas principal regla que conocen son las del ritmo de las olas.

Sea cual sea el resultado de este choque, seguro va a ser interesante.