Avísenle a Erik Logan que todos los campeones mundiales de la historia de la WSL se definieron en el agua

“Por primera vez en la historia coronamos dos campeones del mundo en el agua”, dijo el CEO de la WSL ayer en la entrega de premios faltándole el respeto a los ganadores hombres y mujeres de 87 circuitos mundiales realizados


Concluida la jornada de las finales, en una entrega de premios en lo que más importa son los surfistas, el CEO de la WSL, Erik Logan, se hizo del micrófono para justificar una vez más lo injustificable: Su lamentable invento de las finales.

Lo peor de todo fue que lo hizo mal: Primero quiso hacerse amigo del público diciéndoles que fueron testigos de la historia siendo escrita porque, cito: “Por primera vez en la historia coronamos dos campeones del mundo en el agua”.

Desde Peter Townend, primer campeón de la WSL (antes ASP) en 1976, hasta Italo Ferreira, último campeón de la WSL con formato justo, todos y cada uno de los campeones de 44 circuitos realizados, fueron definidos en el agua. Desde Margo Oberg, primera campeona de la WSL (antes ASP) en 1977 a Carissa Moore, última campeona de la WSL con formato justo, todas las campeonas de los 43 circuitos fueron definidas en el agua.

Pudo haber sido en el agua de Brasil, o de Portugal en los eventos previos a la etapa final en Pipe, o mismo en Pipe o en Honolua, en la etapa final, pero fueron definidos en el agua.

Con sus palabras, Logan le faltó el respeto a todos los anteriores campeones, como señalando que sus títulos fueron definidos en algún plano extraño que no fue el océano, de alguna manera rara y en una actividad desconocida que no era surfing competitivo.

¡¿Qué quiso decir este señor al decir eso?!

Es verdaderamente asustador que el surfing profesional esté en manos de este ser.

Relacionada: La historia de la WSL y por qué se llegó a hacer esta tontería de las finales

Ayer el mundo del surfing educado, la gente que sabe del deporte, y especialmente los surfistas, temblaron con este invento que declaradamente, los que tienen huevos dijeron que no es justo como Jordy, Kolohe y Medina. Y por obra y gracia del espíritu santo, y del surfing de Carissa y Medina, no sucedió una tragedia deportiva.

Antes de felicitar e Jessi Miley Dyer, que tal vez no le hace frente a Logan y sus decisiones locas (como tal vez sí lo harían Kieren Perrow y Pat O’Connel si todavía estuviesen en el cargo), remató su autojustificación con lo que realmente le importa: “Hubo record de audiencia online mirando este día histórico alrededor del planeta”.

Es también triste que el surfing profesional haya dado esta vuelta y es triste que está yendo en un camino peor.

El año que viene van a empezar una cantidad y pasado medio tour, esa cantidad se reduce a la mitad, ¿cuántos títulos mundiales fueron ganados en una segunda mitad del año? No se está viendo que los que se cortan en esa porción podrían ganar el título en la parte final del año.

Con el sol de California brillando en la cara, en un atardecer con Lowers quebrando mágico, con Medina y Moore sobreviviendo a la catástrofe, con Joe Turpel dándole para adelante a quien le paga el sueldo, dio mucha pena el estado del surfing profesional.

Fue toda una creación mentirosa, fue un verdadero show por hacer show y no para generar auténtica competencia deportiva, que es lo que una institución como la WSL debería hacer.

Que por favor esto no se repita nunca más.

Relacionada: Las finales de la WSL: Injustas y antideportivas

Facebook Comments Box