El camino a seguir

La combinación entre buenos surfistas con buenos campeonatos es la que finalmente meterá a Perú en el CT masculino. El 3.000 de esta semana es un gran primer paso en este sentido


En la foto de portada: Señoritas, que esta semana recibe su primer QS de su historia. Foto: Zanocchi

Termina siendo fundamental para la clasificación al CT que al mismo tiempo se dé en una región determinada una combinación de buenos surfistas con buenos campeonatos.

En el caso del Perú el momento no podría más propicio para que un QS de peso, o varios, se instalen en el país. El primer paso de este camino que solo puede traer buenas noticias tendrá lugar la semana que viene con el Claro Open Pro Copa Tubos, de categoría 3.000 que comienza este miércoles en Señoritas.

La estrategia mencionada en el primer párrafo, orquestada o no en una alianza entre surfers y empresarios, tiene un indiscutido impacto gigante que beneficia a ambas partes.

Una contundente prueba de esto fue lo que sucedió en Brasil en los noventas, cuando ni se soñaba con que un surfista de ahí sea campeón del mundo, era más bien una utopía.

En medio del boom más grande de la industria del surfing global, ¿qué hizo Brasil? Organizó muchos eventos del tour mundial y los mejores tuvieron que vérselas con los brasileños en sus olas. ¿Y qué sucedió? Los locales, especialistas en olas chicas, se destacaron y en breve consiguieron resultados.

Así se pasó de Teco Padaratz y Fabio Gouveia a tener unos cuantos en el CT: Renan Rocha, Vitor Ribas, Armando Daltro, Peterson Rosa, Jojó de Olivença entre otros tantos.

“Imagínense, yo con un resultado en un 10.000 y después con puros resultados en campeonatos de mil puntos estoy en el puesto 40 del ranking. ¿Qué pasaría si hubiera tenido otra fecha de 10.000 en Perú donde hubiera tenido la chance y más facilidad de sacar otro resultado? Esa es la realidad, podría estar a puertas del top 10 con solo dos fechas más en Hawái”, dijo Alonso Correa a DUKE el año pasado. En la foto surfeando hoy en Manly rumbo al quinto puesto. Foto: WSL/Dunbar

Y la mayoría de estos no llegaron al CT a pasear sino que se quedaron ahí por un buen tiempo.

Este primer paso que está dando el Perú en esta nueva era, con un Inkateam lleno de pesos pesados, puede perfectamente estar anunciando un camino similar al que inició a la ahora conocida como Brazilian Storm 20 años antes de que ganaran un título mundial.

El año pasado, luego de lograr un resultado decente en un 10.000, el talento del QS, Alonso Correa decía lo siguiente a DUKE: “Imagínense, yo con un resultado en un 10.000 y después con puros resultados en campeonatos de mil puntos estoy en el puesto 40 del ranking. ¿Qué pasaría si hubiera tenido otra fecha de 10.000 en Perú donde hubiera tenido la chance y más facilidad de sacar otro resultado? Esa es la realidad, podría estar a puertas del top 10 con solo dos fechas más en Hawái”.

En tanto, varios surfers que pelean el QS, no ahorraron elogios por las enormes ventajas de tener un QS en casa, en esta nota (click aquí) realizada por DUKE. Frases como “el evento se surf más importante en más de 20 años”, “es un factor para entrar al CT”, “un gran avance para el surfing peruano”, etcétera.

La evidencia empírica sobre lo importante de esta combinación, buen surfing con organización, es abrumadora. Perú está dando un primer paso fundamental, están los surfistas y hacen falta más campeonatos.

El primer paso está por darse y de darse un segundo y tercero, se hace muy esperable que un peruano esté en el CT en breve.

Esto podría suceder más temprano que tarde sin otros eventos, como lo hizo Sofía Mulanovich, pero queda claro que los eventos para los locales alivianan el camino.

Lo que sucederá en Perú esta semana es el camino a seguir para que finalmente haya un peruano en el CT.

Miguel Tudela está sexto en el QS y con eventos en su casa tiene chances de estar más arriba. Foto: WSL/Guilbaud