El regreso de Lolo Bellorín: “Estaré enfocado en clasificar a Tokio 2020”

De pasar casi dos años fuera de las competencias a lo más alto del podio panamericano, la clasificación a Lima 2019 y en camino a las Olimpíadas


Nota patrocinada por Latinmov.com. Foto de portada Ricardo Campello

La exitosa carrera como surfista profesional del venezolano, Francisco “Lolo” Bellorín, pasa casi inadvertida en su vida en Choroní, Venezuela, donde se dedica a pescar, a pasar con su familia y a surfear alguna que otra olita.

Lolo, de 29 años, no presume de sus dos títulos latinos, de haber sido medallista del mundial y de haber recorrido el mundo gracias al surf, cuando está en su casa Lolo solo es Lolo, un buen amigo, un buen vecino, un buen hermano.

Alejado de las competencias después de lesionarse las rodillas en 2016 y afectado por las desventajas cambiarias de Venezuela, Lolo se dedicó a ser un venezolano más sin prestar mucha atención en lo que sucedía en el mundo del surfing.

Pero, manteniendo estatus de leyenda para el surfing de su país, le llegó la invitación para ser el capitán del equipo de su país en los panamericanos de surf. La federación de su país se está rearmando y su nuevo entrenador apostó por un equipo de primera, Lolo tenía que estar ahí.

Al principio se mostró reacio a ir, tan reacio que esperó hasta que faltaran dos horas para ir al aeropuerto para finalmente decidir ir. Y así como así, prácticamente dos años sin competir, ganó el oro que más de 100 de los mejores del América fueron a buscar y se puso en camino a Tokio 2020.

En lo más alto de un podio de peso: Fillingim plata, Correa bronce y el oro panamericano fue de Lolo Bellorin. Foto: PASA/Andreani
El surfing de Lolo ha cambiado mucho en los últimos 10 años, definiendo bien su línea y transformando el poder de antes en algo más refinado. Fue lo que le gustó ver a los jueces en Punta Rocas. Foto: Cataldo/LatinWave

En los siguientes párrafos se recorre el camino a la victoria con el campeón panamericano, Lolo Bellorin.

¿Qué hiciste todo este tiempo, Lolo?
Lo que hice antes del campeonato fue montar bicicleta y entrar a surfear olas pequeñas aquí en El Caribe, de uno a dos metros, pero me mantuve activo con la bici.

Nos acordamos de tu medalla en el mundial de Costa Rica en 2016, de ahí en adelante, ¿en cuántos torneos estuviste?
Después del mundial de Costa Rica en el 2016 fui a Virginia y ahí  competí en dos QSs de 3000 puntos. Luego fui a Carolina del Norte y me fue super bien, llegue a semifinal si no me equivoco; las olas estaban super divertidas.

Después de este torneo me fui a California y estuve un poco más tranquilo como cuatro meses. Tuve problemas con la rodilla y no pude surfear. Desde ahí no participé mas en campeonatos y me quedé en “stand by”.

¿Qué pasó con tu rodilla?
Creo que fue un sobre entrenamiento que tuve justo antes del mundial de 2016 en Costa Rica. Creo que me pasé un poco con los entrenamientos y tratando de fortalecer mis piernas. Tuve un desgaste en ambas rodillas, en los cartílagos. Me pegó fuerte después del mundial y de los dos doble QSs en Carolina del Norte y Virginia.

Esto fue lo que me alejó de los campeonatos, luego fui metiéndome poco a poco al mar. Obviamente no tenía el mismo nivel y me quedé tranquilo, surfeando relajado y poco. Me vine a mi casa, a Choroní y estuve compartiendo con la familia. No tenía muchas ganas de competir porque no tenía un buen nivel competitivo y cuando uno compite, quiere dar lo mejor.

¿Cómo ves toda la situación que se está dando en Venezuela? En términos generales, ¿qué te parece pertinente contar?
Venezuela, uy. Ahora mismo estoy en Venezuela y hay dos países diferentes: La Venezuela que obviamente el salario mínimo no te alcanza para nada, ni para comer un día si tienes una familia de cuatro o cinco personas; está un poco complicada la cosa por ese lado.

El tema de la inseguridad todavía sigue activo. Tienes que tener cuidado en las calles, los teléfonos no los puedes sacar en lugares públicos, más que nada en las ciudades.

Yo vivo en Choroní, un pueblo costero al lado del Parque Henry Pittier y gracias que a Dios allí se mantiene, es como un pedacito de otro país en este paraíso que es Venezuela. Ahí la gente es todavía super cool, ahí no te van a secuestrar… Obviamente llega un poco de inseguridad en las temporadas altas por la gente que visita, pero el pueblito se mantiene. Por otro lado, está la otra Venezuela, en la que está todo bien y todo el mundo está relajado: La de la clase alta.

Motivado con la pesca, Lolo casi se queda en casa y no va al panamericano. Dice que tomó la decisión de que finalmente iría dos horas antes de que salga el avión. Foto: Ramses Bellorin
Lolo compitió en algunos eventos el año pasado, pero las rodillas lesionadas y la situación de su país lo hicieron volver a casa donde sabe pasarla bien. En la foto, compitiendo en Martinica en 2016. Foto: WSL

Sabemos que has estado pescando mucho, ¿Cómo surge ese oficio?
Aparte del surf, es lo que más me llena en esta vida. Es una sensación increíble, es mucha adrenalina sobre todo en esta temporada de noviembre, diciembre y enero, porque es la temporada de atunes. Hay miles de ballenas, de atunes saltando por todos lados y es increíble vivir esta experiencia. La pesca siempre me mantiene activo. Si no hay ola, siempre voy a estar en el agua pescando.

Dijiste que por poco no vas al Panamericano, ¿qué fue eso?
Por estar tan conectado con la pesca, pero reaccioné. Una personita que está por aquí me motivó un montón a ir a ese campeonato, al igual que el team manager, Juan Pedro (Medina), me llamó y me dijo “eres el capitán del equipo y tienes que ir a motivar a todos los “boys”. El vuelo sale a las tres de la tarde”, era la una y yo estaba todavía en casa relajado.

La personita, que era María Alejandra, influyó mucho para ir a este viaje. Logré llegar al aeropuerto, salió todo bien… Incluso estando en el aeropuerto quería regresar a Choroní, pero no, fuimos a Perú. Quería también compartir con todos mis amigos que tenía año y medio, dos, sin verlos. A Diego Cadena, a Lele de Argentina, Manuel Selman, incluso con Derek, JJ, Gabriel Escudero, con los ticos, con Noemar, con Anthony, con los mexicanos, con los peruanos, con toda Latinoamérica. Sabía que iban a estar todos allí en este campeonato y pues obviamente fui a disfrutar con ellos y la pasé increíble. Valió la pena ir.

¿Cómo te sentiste por ganarlo?
Estoy muy feliz de haber ganado. La verdad es que fui a disfrutar y a hablar con los panas y a surfear y a obtener un buen resultado. Pero no me lo esperaba, a lo mejor podía llegar a la final, pero no esperaba ganar este campeonato.

Los “boys”, muchos de esos atletas estaban en Hawái en la triple corona surfeando buenas olas. Sobre todo, esa primera serie que tocó con Marco Giorgi y Santiago Muñiz que son todos atletas con excelente nivel, pero gracias a Dios estuve conectado con las olas y con toda la playa en la que mandaron siempre una energía bien positiva con todo el equipo de Venezuela fuimos pasando ronda por ronda. Y wow. Disfruté cada serie y cuando fui a ver ya estaba en la gran final y gané el campeonato.

La primera vez que salí de Venezuela fue en el 2003 a un Campeonato Latinoamericano de Surf en Punta Rocas en la categoría Junior y gané. Gané en esta playa. Hoy, después de muchos años fui a competir a Punta Rocas de nuevo me regala esta bendición de regalar este campeonato y estoy super agradecido con todas las personas que estuvieron apoyando.

Dedicaste el trofeo a un amigo que falleció, cuenta quién era y por qué se merece esa dedicatoria.
El campeonato se lo dediqué a un compañero que hoy día no nos acompaña. Miller Piña, de Choroní. Es un ejemplo a seguir, de verdad que Miller siempre estuvo motivado con el surf desde pequeño. Tiene dos hijos y uno de ellos es Daniel Piña (integrante del equipo junior venezolano). Este señor trabajó muy fuerte para lograr llevar a su hijo al campeonato mundiales como el de la ISA, Huntington y me hizo acordar cuando mi papá siempre estaba allí conmigo siempre apoyándome.

Aparte siempre colaboró con el surf en Venezuela, en Choroní sobre todo, porque compraba dos o tres tablas para su hijo y después de dos meses de uso se las regalaba a los niños locales en Choroní y siempre motivó a practicar este deporte. Es una persona que tuvo mucho corazón y uno de los mejores amigos que pude tener en esta vida. Siempre estuvo mandando las olitas en este campeonato y estoy seguro que me ayudó a ganar este campeonato.

Conocido por obtener buenos resultados en olas pequeñas como las de la foto, Lolo ha sabido cambiar sus armas para poder destacarse en pointbreaks como Punta Rocas. "Si hablamos de los campeonatos panamericanos 2019 ya estamos hablando de que estamos preclasificados a las olimpiadas. Ahora creo que somos 16 atletas para los próximos panamericanos y si se repite la historia estaríamos viajando a Tokio 2020", dice Lolo. Foto: WSL
Lolo tuvo que sobrevenir a una lesión en las dos rodillas por haber sobre entrenado cuando se preparó para el mundial de Costa Rica 2016 en el que se ubicó cuarto. "Esto fue lo que me alejó de los campeonatos, luego fui metiéndome poco a poco al mar. Obviamente no tenía el mismo nivel y me quedé tranquilo, surfeando relajado y poco. Me vino a mi casa, a Choroní y estuve compartiendo con la familia. No tenía muchas ganas de competir porque no tenía un buen nivel competitivo y cuando uno compite, quiere dar lo mejor", contó. Foto: Colin Saunders

Hay un punto interesante que es que te has convertido en un surfer de línea, algo que hace 10 años atrás no eras. Eras especialista en beach breaks de olas chicas, ¿qué sucedió?
Pienso que los viajes me ayudaron mucho a mejorar la línea de mi surf. Nosotros los venezolanos estamos acostumbrados a surfear olas de uno o dos pies. Somos buenos en estas olas pequeñas, pero pienso que justo antes de ese campeonato de Costa Rica (el mundial de 2016) estuve surfeando y viajando un montón, sobre todo cuando estuve viviendo en Panamá, practicando mucho en Catalina y en Playa Teta Fue donde mejoré mi nivel competitivo, mi nivel de surf.

Traté de usar los rieles viendo videos siempre enfocado en cómo surfear como Mick Fanning. Traté de surfear como él, no lo hago igual pero mejoramos. Hoy día tenemos un surfing un poco mejor para esas condiciones del Pacífico.

¿Cambió tu vida ahora que te metiste en Lima 2019 y ganaste el Panamericano? ¿Sabes si por haber clasificado hay algo de ayuda del gobierno?
Cambió, cambió mucho. La alegría fue grande para la familia, para Venezuela, para mí, para mis amigos. Si hablamos de los campeonatos panamericanos 2019 ya estamos hablando de que estamos preclasificados a las olimpiadas. Ahora creo que somos 16 atletas para los próximos panamericanos y si se repite la historia estaríamos viajando a Tokio 2020.

Obviamente todos estos atletas que van a estos panamericanos 2019 van a ir con todos los hierros, todo el equipo y con las mejores condiciones físicas. Ganar este campeonato me motivó a seguir compitiendo y estaré enfocado para llegar a Tokio.

En realidad, no creo que participe en alguna válida de QS de este año, a lo mejor haga un par de ALAS por acá abajo, algunos en Perú o lo mejor viajo a Chile para estar tocando agua fría, pero no sé si me enfoque en los campeonatos profesionales ya que el apoyo no está tan bueno en este momento.

Apoyo como tal del gobierno no estoy seguro, por ahora no he tenido contacto con el gobierno. A lo mejor me ayudan con la estadía. Hay una aerolínea estelar que fue la que nos ayudó a llegar a Perú y pienso que nos va a ayudar de nuevo a ir al sudamericano, incluso hasta Chile al latinoamericano. Gracias a esa aerolínea. Sería bonito y bueno de parte del gobierno de Venezuela que ayuden no solo a mi sino a todos los atletas. Somos cinco o seis los clasificados, entre ellos Rossany Álvarez que está obteniendo un buen nivel competitivo y puede tener un buen resultado en este campeonato. Sería lindo que nos ayudaran para obtener un mejor nivel competitivo y así representar a Venezuela.

¿Cómo sigue tu carrera?
En estos momentos estoy acá en Venezuela, pienso que podré seguir viviendo en Venezuela un poco tranquilo todavía. Vamos a ver si el gobierno se manifiesta y surge algo de apoyo. No voy a los QSs porque obviamente es costoso.

Antes iba a los campeonatos ALAS, ganaba entre 4.000 y 6.000 dólares en cada campeonato. Eran trece paradas al años las cuales me iban bien en todas y ahí sacaba los viáticos. Me compraba los tickets, un día me fui a Australia a competir, otra día a Jeffreys Bay y pude competir con atletas de verdad. Hoy en día los ALAS están más apagados, es costoso viajar y gastar 3.000 o 4.000 dólares en un solo viaje. En ese momento no contamos con esos recursos y vemos que surge. No creo que este año logre viajar a los QS, estaré enfocado a clasificar a Tokio 2020 y estar surfeando por acá en Sudamérica, sobre todo en el Pacífico.

Lolo por ahora no tiene planes de competir nuevamente en los QS. "En realidad, no creo que participe en alguna válida de QS de este año, a lo mejor haga un par de ALAS por acá abajo, algunos en Perú o lo mejor viajo a Chile para estar tocando agua fría, pero no sé si me enfoque en los campeonatos profesionales ya que el apoyo no está tan bueno en este momento". Foto: WSL
De vez en cuando, en algunos lugares de Venezuela, las cosas se ponen igual de soñadas que en Indo. En este viaje en particular a este lindo lugar, Lolo fue a pasar tres días y se terminó quedando cinco semanas. Foto: Fuka
Lolo un par de años atrás, cuando vivía en Panamá, lugar que él dice fue fundamental para pulir su surfing: "Somos buenos en olas pequeñas, pero pienso que justo antes de ese campeonato de Costa Rica (el mundial de 2016) estuve surfeando y viajando un montón, sobre todo cuando estuve viviendo en Panamá, practicando mucho en Catalina y en Playa Teta Fue donde mejoré mi nivel competitivo y mi nivel de surf", cuenta. Foto: Juan Carlos Oliva