Entrevista con el Kelly Slater de Argentina: Seis títulos a los 43 años

Hoy Martín Passeri volvió a anotar su nombre en la historia del surfing de su país. Esto fue lo que sucedió

Passeri y su sexta copa, 22 años después de la primera, 43 años después de haber nacido. Foto: Cristian Martínez

Cobertura especial patrocinada por Quiksilver Argentina 

La historia de Martín Passeri es titánica y lo más impresionante es que con 43 años sigue escribiéndose y generando capítulos importantes en su vida.

Veintidós años atrás ganó su primer título de campeón argentino, después de haber atravesado todo tipo de dificultad, que incluyó el haber vivido una adolescencia lejos del mar, de ser discriminado por los locales y de haber trabajado más duro que nadie para ganar.

Hoy ganó el sexto título de campeón de su patria y lo hizo con su estilo de león. Llegó de urgencia de un evento que abandonó en Chile, lesionado casi sin poder caminar se fue al agua a competir con los pesos pesados del surfing de su país.

Hizo los puntos suficientes como para que nadie lo supere y se consagró, como la primera vez.

En los siguientes párrafos comparte algo del periplo que lo llevó a escribir otro capítulo.

¿Cómo fue todo desde que estabas en Chile y te dijeron que se lanzaba el campeonato?
Fue difícil porque sabia que era una oportunidad, pero también mi rol como coach es una parte importante y estaba con varios de los chicos en Chile, además para competir yo también.

Lo había hablado con ellos y con su padres y eso me dejaba una presión menos. Igual, no tenia pasaje, y realmente no había tomado una decisión definitiva.

¿Cómo tomaste la decisión y qué hiciste?
Fue de un momento para otro, chequee los vuelos, hice una reserva, igual quería correr el QS que ya lo había pagado.

Pero cuando La Paloma se veía dudosa, decidí comprar pasaje y rezar.

¿Qué pasó que terminaste yendo al médico?
Me pegué un golpe muy fuerte en La Punta 1, que me dejó sin poder ni caminar y el lunes al levantarme no podía moverme con facilidad. Sabia que me había lastimado pero no sabia cuanto.

Dolorido y sin poder dormir, me subí al avión y llegue a Mar del Plata, 18 horas después, directo a la guardia. Me hicieron placas y no había fracturas pero sí varios golpes fuertes, con hematomas grandes.

Fui a mi kinesiólogo que me ayudó mucho a empezar a moverme, finalmente, el martes no se hizo, así que pude descansar.

Con la espalda rota y atacando una izquierda en La Paloma, el día que hubo más dolor. Foto: ASA/Mariano Antunez

Y, una vez que te metiste al agua, ¿qué tan dolorido estabas?
El miércoles yo corría en segunda ronda, así que mi serie era a las 14, así que me fui a Biología a surfear 20 minutos a ver cómo me sentía. Podía remar, pero en la parada y los bottoms, me dolía mucho la espalda.

Ese día corrí una sola vez y me fui al kinesiólogo de nuevo, super dolorido. Pero con algo de esperanzas porque no había surfeado tan mal (risas).

¿Cómo fuiste lidiando con los dolores?
Entraba mucho en calor, respiraba 5 a 7 min y dejaba que el cuerpo se acomode.

¿Qué te pasó en la serie ante Lucas?
Estaba suelto pero nunca encontré una ola que me abriera, Lucón encontró una y la surfeo super bien, ahí hizo la diferencia que no pude recuperar.

Y ahí, cuando perdiste, ¿te sabías el escenario?
No exactamente pero había mucha gente al rededor y especulando pero a mi me jode depender que alguien pierda para ganar. Así que me metí en el auto y no miré el heat.

Lucas Santamaría ganó en La Paloma y se ganó un asado de agradecimiento. Le ganó a Passeri en cuartos y a su gran amigo y socio, Marcelo Rodríguez en semis; una serie fundamental que le dio el título al entrevistado. Foto: ASA/Antunez

¿Sabías que si Chelo pasaba una mas te sacaba el liderazgo?
Sí, sabía al final, y cuando Lucón agarró la última ola del heat, no sabía cuanto necesitaba y vino Nahuel Rull y nos dijo: “Lucón la dio vuelta”… Ahí se me tiraron todos encima y sentí la energía de todos los que estaban conmigo. Fue emocionante.

¿Qué le dijiste a Lucas?
Lo felicité por dignificar el deporte limpio y el fair play. Lo mismo que Juan Arca, que sabiendo que sus amigos podían ser campeones, dieron lo mejor de ellos, dejando el deporte en el lugar que se merece.

¿Le vas a regalar algo?
Obvio, asado a la vuelta (risas)

¿Hablaste con Marcelo?
Sí, un poco, lo vi enojado. Pero él me vino a felicitar primero y eso los pone a todos en un lugar de atletas de respeto y modelos a seguir.

¿Cómo te sentís?
Con emoción y mucha alegría, y agradecimiento.

En una entrevista con Seba Chacón casi lloras cuando hablaste de los seres queridos, contá de esos sentimientos.
Nunca puedo hablar de mi viejo, se me cierra la garganta. Mis hermanos estaban ahí, mis hijos. Y hasta mi vieja llego. No podia hablar. Y mi mujer que es y siempre fue clave en mi.

Seis en 43 años y dice que pueden venirse más. Foto: ASA/Antunez