Opinión: Álvaro Malpartida y Miguel Tudela son dos impecables profesionales del surfing

Sobre la libertad de opinar de las personas y cómo esto está por encima de los rankings y las cuarentenas


Leo con mucho dolor publicaciones de prensa deportiva peruana, en artículos que no están firmados y que no citan fuentes la bajeza espantosa de poner a Miguel Tudela y a Álvaro Malpartida en una especie desacreditación moral por simplemente ejercer su libertad y opinar.

Los dos mencionados surfistas son de los más destacados del mundo; de los pocos seres humanos que pueden hacer un aéreo en una ola de 20 centímetros, meterse un tubo en una de tres metros y bajar bombas en olones de 15.

Son muy, muy pocos los tablistas que pueden hacer eso en planeta entero. Vaya uno a mirar a los top 32 del Championship Tour (la elite de la elite del surf mundial) y la mitad no hace lo que ellos dos sí, tal vez siquiera más la mitad.

Pero vayamos a lo moral: Ya leí en dos diarios (tal vez está en más) que Álvaro Malpartida no respetó la cuarentena en Ecuador donde se quedó encerrado porque justo las fronteras se cerraron. El hombre se equivocó y en un video que circuló en redes se disculpó y encima, según dicen limpió la playa (algo que él mismo debe hacer sin que se lo impongan porque vive del mar).

Yo pregunto: ¿Esto hace que Álvaro no pueda opinar? ¿Hace que el Inkateam tenga menos fuerza? ¡Claro que no!

Luego, resulta que Miguel Tudela recibe dinero del Estado peruano, ¡merecido lo tiene! ¡Es uno de los mejores atletas del planeta! Yo desconozco los entretelones de lo que necesita para calificar a ese beneficio pero les cuento a todos que hace unos meses se bajó dos de las mejores olas de la temporada hawaiana (una de ellas fue finalista para la ola del invierno de Surfline) y en 2019 terminó 63 del mundo en el QS lo que lo coloca en el top 100 total mundial… ¿Cuántos peruanos en todos los deportes del mundo son de los 100 mejores del mundo?

No tengo que ir más lejos que 2019 para destruir eso de que Tudela no trajo resultados en los últimos tres años.

Pero por encima de todo eso, el traer resultados o no, ¿le quita a Tudela su libertad de opinar lo que le dé la gana? ¡Claro que no! ¿Le quita al Inkateam fuerza los resultados que él tenga? ¡Claro que no!

Finalmente, yo no soy un juez moral, yo soy periodista de surf. Conozco tanto a Álvaro como a Miguel, no soy amigo de ellos, pero hace unos 15 años que los veo y jamás en mi vida he dejado de percibir amabilidad, honor y decencia en esos dos seres humanos.

Pero no se trata de ellos esto, se trata de que: ¿Desde cuándo un ranking menor o mayor o un error le quita a un ser humano su más básica libertad de pensar y opinar?

No está bien colocarlos a ellos en ningún lugar de moralidad distinta y mucho menos por argumentos equivocados.

Álvaro y Miguel son dos impecables atletas profesionales del surfing, del más alto nivel moral y ético y no se merecen que los anden ninguneando por ahí.