Para ser el campeonato más aburrido del año, para mí el Surf Ranch Pro empezó muy divertido

Al menos en mi grupo de WhatsApp que se encendió en una polémica sobre si Slater se cansó porque tiene 49 o porque la ola de la piscina desafía a cualquier humano

Kelly, claramente cansado luego de salir del agua. Le llevó un rato recuperar el aliento.

Mi grupo favorito de amigos de WhatsApp, al menos favorito del que habla de surfing se llama "Betet: 'I wanna be like Andy'".

El nombre hace referencia a aquella película genial de Jack McCoy sobre el mundial juvenil en el que Taj le ganó a Irons, que, fiel a su personalidad, sale del agua, parte la tabla contra la arena. Re caliente.

En la misma el representante de Indonesia, Wayan "Betet" Merta, ahora amigo de Kelly, uno de los mejores surfers de Bali, no para de repetir: "I wanna be like Andy", y además McCoy lo chalequea y en más de una ocasión le encaja ese sound byte. Es muy gracioso porque el botija rompía, podía estar orgulloso de sí mismo y no andar repitiendo que quería ser como el que luego fue uno de los más influyentes surfers de la historia (¿o capaz tenía visión?).

El regreso de Kelly al agua hoy trajo una especie de polémica interesante en Betet, porque Slater salió del agua se mostró un poco agitado en la entrevista que le realizó el gran talento mexicano, Mitchel Salazar (que si la WSL se da cuenta debe contratarlo siempre).

Felipe lo hizo saber, como evidenciando que la edad del mejor de la historia le está pasando factura.

A Daniel no le gustó lo que dijo su amigo y contó que no hubo un surfista que completara las dos olas que no saliera jadeando: "Conner Coffin no podía ni hablar y tiene 20 años", dijo riéndose en un audio.

Y agregó (y nótese que Daniel es un muy talentoso surfer): "Si yo a los 20 años llegó a salir de correr dos olas de esa magnitud y me tienen que llevar en camilla al hospital. Además los tigres meten 25 maniobras, seguro nosotros vamos y hacemos dos y nos ponemos a esperar el tubo (se rió)".

De hecho, Slater, visiblemente cansado, hizo referencia a eso, dijo que en Rincón, California, por ejemplo, uno surfea dos olas como esas con 15 minutos entre una ola y otra.

Los intercambios fueron varios, Daniel hizo notar que precisamente en resistencia no necesariamente la edad es lo que pesa y que por eso hay maratonistas y "ironmans" que son veteranos.

Felipe aclaró que él no quería quitarle nada a Slater, que solamente puntualizó que el mejor de la historia estaba cansado, que él lo ama a Kelly aunque en la época de mayor rivalidad él era un hincha de Andy.

Mi intervención, intentó juntar a las partes: Es válido que Slater no es el mismo que en su mejor momento, pero también es válido que en algunos aspectos surfea mejor que nunca. Que tal vez lo que ha perdido es aquella magia que le permitía ganar las series en cinco minutos sea como sea. Como aquella final en Nueva York ante Taj Burrow.

El chiste de Daniel sobre que si surfeamos esas dos olas nos llevan en camilla al hospital luego derivó en anécdotas maravillosas sobre cosas que nos y le sucedieron a otros en la mágica Punta de Lobos. De esas que siempre aparecen en nuestras conversaciones y nos hacen reír un montón.

Para ser el que es conocido como el campeonato más aburrido del tour, la cosa empezó bastante entretenida, al menos entre los amigos del grupo "Betet".

Para terminar, Diego, el cuarto integrante del grupo que ama hablar de surfing, de los campeonatos y de todo lo que sucede en la WSL, apareció tarde con el siguiente audio: "La puta madre ahora no llego a leer todos los mensajes".