Thiago y Martín Passeri: Hijo de tigre, padre de tigre

Entrevista a dos campeones argentinos separados por 33 años, unidos por la sangre y por las aventuras de todos los días


Presenta Quiksilver Argentina - Todas las fotos menos mencionadas son del archivo de la familia Passeri o de Quiksilver Argentina

Thiago Passeri tiene 11 años y es campeón argentino de la categoría sub 12, Martín Passeri, su padre, tiene 44 y es el actual campeón argentino en la categoría profesional; ganó seis de esos títulos y uno latinoamericano, entre otras coronas.

A la hora de pararse frente a frente, padre e hijo reciben de uno y del otro de par en par, es claro que el padre (y la madre) organizan la vida, pero el pibe le brinda tanto al padre como el padre al hijo para enfrentar lo que a cada uno le toca.

Lo dicho se refleja perfectamente en la siguiente entrevista mixta al hijo, al padre sobre la relación que ellos tienen, esa que los retroalimenta y los hace mejores personas y surfistas.

En lo que sigue hay desde consejos hasta el día a día, pasando por algún que otro rezongo y apoyos claves para lograr victorias en campeonatos, un padre y un hijo que son normales, pero tampoco tan normales.

Con el paso del tiempo Thiaguito ha comenzado a mostrar surfing de gente grande, haciendo buenos bottoms que terminan en buenas maniobras.
Parte del surfer profesional de peso que Martín Passeri es lo absorvió después de ser padre de dos, Zoe y Thiago. Foto: ALAS/Wallaz Art @parifarte

¿Qué es lo mejor de que tu papá/hijo sea surfista como vos?
Thiago
: Es que cuando vamos a surfear y él me lleva, afuera y adentro del agua nunca me siento solo, como que siempre me siento acompañado, por más de que haya muchísima gente o que no haya nadie.

Para mí eso es lo mejor de que mi papá sea surfista como yo, porque capaz si no es surfista, si no surfea, no me siento tan acompañado en el agua, encima cuando estamos solos es como que siempre charlamos, nos reímos y como siempre volvemos a casa escuchando música o rap, eso para mí es lo mejor de que mi papá sea surfista como yo.

Thiago: "adentro del agua nunca me siento solo"

Martín: Que compartimos momentos juntos dentro y fuera del agua, que verlo surfear es como si estuviese en el agua yo también, y que sus ganas me hacen meterme al agua más veces de lo que lo haría.

¿Fue forzado o se fue dando? ¿Él te insistía para ir al agua? ¿Cómo lo ves vos?

Thiago: No fue forzado, se fue dando, pero yo hace dos o un año, jugaba mucho al fútbol, yo quería ser futbolista, pero desde que surfeé continuadamente me di cuenta de que yo quería ser surfista y ahí arranco todo lo de la familia, mi papá, mi hermana y después yo, ahí fue en escala.

Cuando era más chiquito capaz me insistía más. Ahora soy siempre yo el que le dice. Como hoy, que salí del colegio y le dije: “¿Vamos a surfear?”, y me dijo: “Vamos a ver el mar”, fuimos y no surfeamos, pero nos divertimos en casa jugando a las cartas y hablando con mi mamá y mi hermana.

Lo veo como un genio, como un ejemplo a seguir para muchas personas, pero algunos dirán es mi ejemplo a seguir porque es mi papá, pero no, yo lo veo mi ejemplo a seguir como deportista, obviamente también como padre, pero más como deportista, porque cuando lo veo surfear, siento una adrenalina que cuando crezca y tenga la misma edad que él, quiero hacer lo mismo.

Martín: "Hoy me habla más de surfing él a mí que yo a él"

Martín: Con Zoe tuve una experiencia que me hizo aprender mucho como padre, yo le bajaba mucha información a Zoe que ella no necesitaba ni quería, solo quería estar en el agua compartir un momento conmigo y dejar su espacio para que aprenda a su velocidad.

Con Thiago fui más paciente, y no busque inculcarle nada… Aprendiendo de la experiencia pasada y dejando que él solo lo elija, que él marque la cancha y el ritmo.

Solo fue descubriendo que le gustaba y yo acompañando su descubrir, hoy me habla más de surfing él a mí que yo a él.

Lo que empezó así... Foto: Surfpress/Grassi
Siguió así...
Sigue así... Y vaya uno a saber cómo termina.

¿En qué momento te diste cuenta de que tu viejo era una leyenda del surf argentino?

Thiago: Él puede ser que sea una leyenda y todo, pero todavía no se retiró, él sigue compitiendo. Así que más que una leyenda para mí, es como un genio, un surfista muy bueno y obviamente pasa de generación en generación ahora lo del surf y todo esto, pero la verdad es que a pesar de la edad que tenga, él surfea muy bien, nacional e internacionalmente. Leyenda todavía no es, seguramente lo sea cuando se retire, ojalá que no se retire nunca, pero ojalá que algún día sea leyenda.

Thiago sobre su padre: "Leyenda todavía no es, seguramente lo sea cuando se retire"

¿En qué momento te diste cuenta de que el enano se había enganchado de verdad con el surfing?

Martín: Hace unos años, fuimos a surfear a Biología y me dijo: “Papá no quiero que me empujes más, dejame agarrar las olas solo”. Ese día estaba con una tabla mía, y agarró como 10 olas solo y cada una era una fiesta.

Cuando salimos del agua me describía cada drop cada intento de maniobra con mucha pasión. Ese día me dio la sensación de que se había enganchado.

¿Cuál crees que fue el mejor consejo que le diste a tu viejo?

Thiago: No sé si le diría consejo, pero yo he aprendido y sigo aprendiendo de él y él también de mí. A veces, yo creo que el mejor consejo que le di fue una vez en un QS, él estaba no sé si nervioso, pero igualmente le dije que por más que ellos corrieran internacionalmente por el mundo, para mí, él seguía siendo el mejor surfista de Argentina y que con tranquilidad y con relajamiento podía ganarles.

Martín: “Nada de lo que hagas sirve si no te divertís”

¿Cuál crees que fue el mejor consejo que le diste a tu hijo?

Martín: “Nada de lo que hagas sirve si no te divertís”, y: “En los eventos, ganes o pierdas, vas y saludas a tus compañeros de la misma forma”.

¿Qué consejo te dio tu viejo que siempre valoraste y nunca olvidaste? ¿Por qué?

Thiago: El mejor consejo que me dio mi papá, que siempre lo hablaré y nunca olvidaré, es que en todo lo que haga, lo disfrute y que me divierta. En el surf, cuando antes jugaba al fútbol, cuando hacía jiujitsu, cuando iba con el colegio de viaje y todo eso, la verdad que fue un ejemplo que siempre valoré porque él me lo decía con una pasión que cuando la gente me daba los consejos no sentía la pasión con la que mi papá me lo decía.

¿Qué consejo te dio tu hijo que siempre valoraste y nunca olvidaste? ¿Por qué?
Martín: Antes de la batería en La Paloma, en uno de los heats más importantes me dijo: “Dale Papi, vos podés”… Fue quizás la forma más pura de darme fuerza en un momento que para todos en casa era lindo e importante. Él me acompañaba hasta la escalera de la bajada de La Paloma y me daba un abrazo.

¿Qué ejemplo te dio tu hijo que siempre valoraste y nunca olvidaste? ¿Por qué? Martín: En uno de los eventos del año pasado donde él venia ganando todos los eventos M12 y todas las baterías, le tocó perder, esforzándose para pasar y cuando sale del agua le dan el resultado, se dio la vuelta y fue saludar a cada uno de sus compañeros de serie… Vino hasta mí, y con una sonrisa me dijo: “No se dio pá, me voy al agua que hay una olita por allá y están los chicos pegándose unos tubitos”.

Chequeo de olas en familia. Los dos son los primeoros en despertarse, 6am, se van para el agua y ahí comienzan una serie de actividades que pasa por competencias de surfing, de rap, de cartas, un montón de risas y de vez en cuando algún reto.

¿Cómo es el día a día entre ustedes? ¿De qué se habla? ¿Cómo se llevan?
Thiago: El día a día entre nosotros es siempre hablando, él me lleva a la playa a surfear a todos lados, siempre escuchando música y hablamos, siempre hablamos de rap, surf, quizá de fútbol a veces, pero la verdad es como que nos gusta mucho estar juntos, como que nos gusta las mismas cosas, entonces como que hacemos casi todo medio juntos. Yo lo acompaño a muchas actividades de él y él me acompaña a muchas actividades mías. Siempre se habla de cosas distintas, como que nunca repetimos el tema. Yo siento que mi papá es como mi amigo, a la hora que estoy con él es como mi amigo porque no sé, le cuento todo y me responde como si fuera un amigo mío.

Nos llevamos bastante, pero bastante bien, como te dije antes nos gustan las mismas cosas y eso es una conexión entre los dos que creo que nunca se va a romper y la verdad es que me gusta tanto lo que hace mi papá que desde chiquito lo quise hacer, por eso como que me llevo tan bien con mi papá, porque siempre hice las cosas que hace él ahora, desde muy chico.

Martín: En verano nos levantamos 6 am, antes que todos, preparamos los bolsos y nos vamos a la playa super temprano, él me acompaña a trabajar a la escuela o a entrenar antes de que empiece el grupo de el que se meten al agua a las 9. A veces se mete conmigo a las 7 y después se mete con sus compañeros a las 9 am de nuevo.

Vamos escuchando batallas de rap en la camioneta y me ceba unos mates antes de llegar a Honu. A fin de tarde nos vamos a jiu-jitsu martes y jueves o nos metemos al mar… Es mi momento, cuando estoy tranquilo, así que surfeamos juntos.

Normalmente se vuelve conmigo de la playa y nos vamos todos juntos a comer.

Thiago: "Hay que aclarar que él siempre me deja ganar"

¿Hay competencia entre papá e hijo?

Thiago: Casi nunca, pero siempre que tenemos una competencia con mi papá es como que siempre son en broma, tipo a veces batallitas de rap, heats en el agua y hay que aclarar que él siempre me deja ganar, lo tengo que decir, hay veces que le gano, pero casi siempre me deja ganar, pero sí, la verdad es que en el día a día tenemos un par de competencias así (risas).

Martín: Obvio (risas), desde poner puntos en los campeonatos, a hacer batallas de rap, jugar a las cartas, y en el agua ni hablar, este me vuelve loco por que me agarra muchas más olas que yo.

¿Hay momentos tensos?

Thiago: Obviamente él, al ser mi padre debería retarme, a mí no me gusta que me rete, pero a veces me mando un par de cagadas que me deberían retar.

Martín: En general no, porque es un buen nene, pero cuando hay que poner límites, yo los pongo sin problema, y él entiende cuando mi cara cambia de expresión.

Seguro hay muchos momentos de felicidad, por favor compartí uno.

Thiago: Sí, hay un montón de momentos felices, uno es que es medio diario esto, pero un día en especial fuimos así escuchando música, rapeamos en un momento, bajamos, hicimos las storys clásicas de mi papá que yo siempre me divierto, nos tiramos a surfear los dos, salimos y me dijo que lo ayude a ordenar las cosas de la escuelita y cuando él me dice eso me siento como un adulto ayudándolo a ordenar todo lo de la escuelita.

"Martín: "Cuando hay que poner límites, yo los pongo sin problema, y él entiende cuando mi cara cambia de expresión"

Martín: Muchos, nos gusta estar juntos toda la familia, y con Thiago muchas veces me gusta charlar de que le gusta, entrenar con él, mirar video de UFC, surfing o skate. Otras divertidas es cuando los domingos viene a la cama y nos ponemos a luchar y hacemos que Mariana se enoje, entonces se levanta y nos hace el desayuno…

Thiago Passeri, 11 años, referente de Martín Passeri para su carrera profesional.
Martín Passeri, 44 años, referente de Thiago Passeri para una carrera que promete.