A un año de la victoria de Sofía Mulanovich en Japón

Repasando uno de los bicampeonatos más históricos del surfing, separados por 15 años el uno del otro y comentando sobre lo gigante que es la surfista peruana


Foto de portada: ISA/Jimenez

Se cumple hoy, 10 de septiembre, un año de la victoria de Sofía Mulanovich en el que fue hasta ahora el World Surfing Games más competitivo de la historia.

En un banquito perfecto de arena de la playa de Miyazaki, en olas chicas pero con buena forma, la peruana lo hizo una vez más.

Fue una victoria increíble y puede decirse que también inesperada. Sofía jamás aflojó las riendas y siempre se mantuvo ripeando desde su último título mundial en 2004, pero en el evento se juntaron todas las fieras del circuito mundial; entre Steph Gilmore y Carissa solamente en ese momento sumaban 10 títulos mundiales (al fin de año fueron 11).

Pero dejó claro que su poderoso y fluido backside le puede hacer frente a cualquiera.

Sea como sea, las cosas no le salieron bien a Sofía en la final; venía haciendo puntajes más altos en las series anteriores, pero en la decisión hizo sumó rápido 5,6 y luego un 6,5. Pero a la hora de reafirmar su victoria, se le rompió el leash y perdió valisosos minutos dejando además el line up solito para sus contrincantes.

Pero nada salió para las demás y todo para ella. Al regresar, mejoró su puntaje a 13,8 (7,2+6,6), y, en una final con puntajes muy cercanos entre la segunda y la cuarta, dejó a Silvana Lima con 12,77 (7,6+5,17), a Bianca Buitendag con 12,64 (7,6+5) y a Carissa Moore con 12,6 (7,77+4,87).

Las otras tres tuvieron su mejor ola más alta que la mejor de Mulanovich y requirieron en toda la serie un puntaje bajo que jamás encontraron.

Sofía no lo podía creer cuando le tocó tragarse con la realidad que 15 años más tarde había ganado otro título mundial, pasaron generaciones y generaciones de surfistas en el medio, pero ella sigue presente y en ese momento siendo la mejor de todas.

“Estoy demasiado feliz, esto es increíble, es un sueño hecho realidad y estoy sin palabras”, le dijo la peruana a DUKE ese día, luego de salir de la final. Aseguró también que cuando las cosas tienen que salir todo conspira especialmente al hecho que ella rompió su leash y las otras surfistas que necesitaban poco puntaje no lo obtuvieron.

“Todo conspiró, yo creo que así es cuando ganas campeonatos, todo conspira para tu lado y por eso agradezco a toda la gente que me mandó energía especial, al mar... Me pongo mística, pero es que es la verdad, es lo que siento. Gracias a Perú y a mi familia que toda la motivación me la dan ellos, ¡y arriba Perú!".

Luego, personal del equipo peruano le confesó a DUKE que cinco minutos antes de entrar al agua Sofía encontró en la playa un muñequito que le daba una señal, de ir por un camino y de ser la número uno (click aquí).

Además, reflexionando sobre lo que sintió cuando sonó el doble cornetazo que la consagró campeona, explicó: "Todavía no me lo puedo creer, tal vez mañana, pero ahorita estoy en shock".

Viéndolo de lejos, sin la adrenalina de la cobertura, desde Japón, la victoria de Sofía no hace más que dejar claro lo gigante que es la peruana. Hay que escarbar mucho en los libros de historia para lograr ejemplos similares, de surfistas que repiten un título 15 años más tarde… Está Kelly, claro… Y, precisamente, Kelly es Kelly.

Son muy pocos los atletas, no solo los surfistas, que atraviesan generaciones enteras de surfistas y logran regresar al número uno. Son muy pocas las Sofías Mulanovich del mundo.

Es interesante ver cómo ella está enfocada en clasificar a Tokio en el mundial de El Salvador del año que viene. Será interesante que lo haga y que cierre su carrera (si es que ella lo quiere) en el histórico debut del deporte en el evento multideportivo más grande del planeta.

El muñeco que le indicó el camino a Sofía Mulanovich.