Sobre pioneros, fundadores y soul surfers

Un repaso sobre un eterno debate en el mundo del surfing


Foto de portada: Hace una tan solo una década, esas mismas olas quebraban solas, o con un par de amigos en el agua. Por WSL 

Hay una precisión muy importante en lo que tiene que ver sobre ser pioneros en algo que debe distinguirse del impacto que ese acto primario genera sobre las generaciones venideras.

Yendo a un par de ejemplos, la historia (no la historiografía que se ha aplicado poco o muy poco al surfing) reconoce a Jeff Clark como el primero en Mavericks y a Garrett McNamara como el uno en Nazaré.

Ahora, ¿hubo un, según los puristas, héroe que surfeó esa ola antes y que calladito, simplemente, luego de que su templo se convirtió en fama, se fue a buscar otro?

Es algo que nadie puede decirlo, propia característica de ese soul surfer dicta que no buscar publicidad ni reconocimiento, sino solo ir al agua y bajarse las bombas.

Hoy miraba unos videos de Greg Russ, un californiano de 49 años que se surfeó las más pesadas en Pascuales durante varios años que falleció en estos últimos días. No creo haber escuchado de él jamás y tiene sentido, en los videos que posteó Alan Cleland que lo conocía, lo que todos dicen es que él no buscaba fama ni reconocimiento, sino su propio viaje de bajar las olas y meterse los tubos.

Es decir, es simplemente posible que haya habido un monstruo como Greg antes que Jeff Clark bajando Mavericks o que haya habido otro monstruo como Greg bajando Nazaré, a quienes simplemente no les interesaba el reconocimiento de ser el primero y solo querían bajarse unas olas grandes.

En este contexto es pertinente señalar también que el hecho de ser primero, por la propia definición de los pioneros y sus códigos, puede perfectamente terminar siendo un acto aislado sin impacto en la subcultura.

Es decir: Mavericks es Mavericks para la concepción del surfing moderno gracias a Jeff Clark que fue quien le mostró el camino a los muchachos de Santa Cruz a principios de los noventas. Y el show de Nazaré genera lo que genera porque Garrett McNamara organizó la jugada.

Y a todo el mundo le gusta el surfing de Mavericks y de Nazaré, pero también rechina un poco ver tanto show alrededor. Con millones de personas mirando en vivo, miles en la playa, cientos de motos en el agua y un largo etcétera.

Se hace inevitable pensar que en ese mismo lugar tal vez había una o dos personas surfeando tranquilos en su pequeño paraíso sin decir nada a nadie.

Es una simple manifestación de un eterno debate que existe en el mundo del surfing, que es fanático de una cosa que luego rechina.