Diego Bello, un muy querido surfista gallego, fue asesinado por la Policía en Filipinas

Sus amigos y familiares desmientes las versiones oficiales que señalan que cargaba con drogas y disparó a las autoridades con un calibre 45

Diego Bello fue asesinado por la policía filipina este miércoles. Foto: Pablo Montero

El surfista gallego Diego Bello, muy conocido y querido por la comunidad surfera española, fue asesinado por la Policía de Filipinas hoy miércoles luego de allanar su casa en una presunta búsqueda de drogas, informaron distintas agencias internacionales de noticias.

Las autoridades locales dijeron que Bello disparó a la Policía con una calibre 45 y que ante esto lo balearon. Declararon que se le incautaron 10 gramos de cocaína, unos 600 dólares y el arma.

Algunos reportes señalan que Diego era una de las personas más buscadas por tráfico de drogas de la zona.

A nivel de sus amigos y familia, les resulta imposible creer que Diego estaba relacionado con las versiones policiales y aseguran que se le colocó la droga y el arma.

Uno de los más reconocidos surfistas de Galicia, Pablo Montero, le dijo a DUKE

"No tenía necesidades algunas ni de drogas ni de nada. No consumía ni vendía drogas y menos llevaba armas y todo eso. No sé qué pasó, a la Policía se le fue la olla y luego le metieron drogas y dinero en los bolsillos", contó Montero a DUKE. El surfista se había quedado en el hostel que administraba Bello en octubre del año pasado.

“Nos han matado al amigo y no voy a volver a Filipinas en mi vida”, agregó Montero.

La víctima también era dueño de surf shops, una agencia de tours y un restaurante español y en sus emprendimientos le iba muy bien, contó Montero.

Diego tenía 32 años, era de Arteixo, un pueblo al lado de Coruña, agregó su amigo. “(Era un) surfista muy querido por toda la comunidad. Don de gentes. Trabajador, deportista, honrado, alegre y positivo. Tenía todos los negocios llenos. Conocía a todo el mundo en el pueblo. La comunidad local le quería. Patrocinaba a varios chavales con las tiendas, se los llevaba a correr el circuito filipino”, agregó.

“Era un chico muy educado. Fuera de lo común. Muy buena gente, incluso con gente que no conocía, cosa que me sorprendió. Siempre tenía una sonrisa para todo el mundo”, finalizó.

De acuerdo a lo que informan distintos medios locales, gallegos e internacionales, la mano dura del presidente filipino, Rodrigo Duterte, frente a las drogas ya se ha cobrado 30.000 vidas y ha despertado quejas formales de Naciones Unidas y de distintas organizaciones internacionales.

La agencia española EFE informó que varias organizaciones de derechos humanos, han denunciado que la policía filipina falsifica pruebas para justificar ejecuciones extrajudiciales en el marco de la mencionada guerra contra las drogas.

Las olas de Cloud 9 son las más conocidas de las Filipinas. Anualmente ahí se realiza un evento del tour mundial de surf. Foto: WSL/Hain