Los mejores World Surfing Games de la historia (hasta esta semana)

Un repaso por lo que fueron aquellos primeros World Surfing Games de 1996 en Huntington Beach, que tuvieron 502 atletas compitiendo en siete categorías en tres podios distintos


Foto de portada: ISA-Sean Evans. Presenta: International Surfing Association y Tubos Surf School

Un poco más de 20 años atrás el mundial de la International Surfing Association era llamado World Amateur Surfing Championship, un nombre que tal vez no hacía justicia con los talentos que participaban en el evento, pero con el con el primer acercamiento al mundo olímpico, el recién electo presidente de la ISA, Fernando Aguerre decidió dejar de lado el amateurismo, si el surf iba a estar en los grandes juegos, no lo iban a hacer con nada relacionado ese antiguo sistema.

Ese aire olímpico soplando como una gran incertidumbre optimista, la cercanía de las olimpíadas de Sídney, los juegos de 1996 tuvieron un acuerdo con la ASP (ahora WSL) y los equipos llevaron todo su arsenal combinando varios de los mejores del CT con los mejores de las naciones ascendentes.

Los equipos completos tenían 17 personas, seis open, cuatro junior, dos damas, dos bodyboarders hombres, una bodyboarder dama, un longboarder y un kneeboarder.

Y como se hizo en una de las capitales del surfing mundial, Huntington Beach, California, fue todo el mundo: 183 open, 114 juniors, 54 damas open, 27 damas bodyboarders, 64 hombres bodyboarders, 32 longboarders y 28 kneeboarders de 36 países expolotaron Huntington Beach.

Un total de 502 competidores hicieron al que seguramente fue el evento más poblado de la ISA, y que seguramente siempre lo será (los eventos luego fueron dividiéndose por categoría).

No estuvo Kelly, que era sin duda alguna el mejor de la época, con poco más de 20 años iba rumbo a su tercer título mundial. Pero de todos modos se hizo presente medio CT.

El torneo lo ganó Taylor Knox que dejó en segundo lugar a Victor Ribas en la final, en tercero se ubicó Todd Prestage y en cuarto ni más ni menos que el talentosísimo Shane Beschen. En junior ganó Ben Bourgeois en una final muy interesante ante Taj Burrow, Damien Hobgood y Troy Brooks. Andy y Bruce Irons terminaron en quinto y séptimo respectivamente.

En damas ganó la talentosa goofy footer australiana Neridah Falconer que dejó a las brasileñas Tita Tavares y Jacqueline Silva en segundo y tercero y a Melanie Bartels de Hawái en cuarto.

El trofeo de campeón se lo llevó la nación anfitriona de los Estados Unidos de América.

El power surfing de Taylor Knox se llevó la primera medalla de oro de la ISA de la historia. Foto: WSL/Scholtz
Andy Irons se ubicó quinto en la junior. Foto: WSL/Tostee

Varios hispanoamericanos tuvieron resultados expresivos, en open hombres, por ejemplo, el boricua Juan Ashton se ubicó onceavo y la leyenda venezolana, Pedro Rangel 15, empatado con otro legendario, Magnum Martínez.

Entre los juniors, el Rulo, Maxi Prensky fue el mejor, ubicándose en la 15ª posición.

A nivel femenino, la joven peruana Kina Malpartida se ubicó 13ª, por encima de una más jovencita Sofía Mulanovich, que terminó 17. La venezolana Natasha Rodríguez y la talentosísima uruguaya Celia Barboza llegaron a la posición 21.

El propio Fernando Aguerre ha dicho en situaciones informales que perdió parte de su cabellera por organizar ese torneo.

“Fue una obra epopéyica”, le dijo a DUKE. “Pienso a veces en la cantidad de recursos humanos que tenemos hoy para hacer los campeonatos y comparo, en aquella época éramos pocos, Cadú Vilella que era el director ejecutivo, mi esposa de época, Maile (Aguerre) y teníamos tres voluntarios más, casi no teníamos equipo de gente”, agregó.

“El evento se hizo en tres podios, lo que significaba 21 jueces, cuatro jefes de jueces, ocupábamos la parte sur y norte del pier y un tercer podio más al sur. Fue la primera vez que hubo un desfile con uniformes, la primera vez que hicimos la ceremonia de las arenas que fue un invento increíble que la gente ama hasta el día de hoy, hubo una carta del presidente Bill Clinton para dar la bienvenida, algo que nunca sucedió, él le dio la bienvenida a los surfistas”, contó Aguerre a DUKE.

“Todo fue grandioso y lo que pasó fue que  tuvimos nueve días de olas sin parar, estuvo todo el tiempo offshore, y media hora después de que terminamos la ceremonia de entrega de medallas, se puso onshore, se nubló y estuvo así por una semana”, sentenció contando también que creó para ese torneo la entrega de medallas al estilo olímpico e incluyó la novedosa presea de cobre, para que el cuarto finalista no se quede con las manos vacías.

Luego vinieron una seguidilla de World Surfing Games geniales, con distintos campeones y cientos de historias épicas escritas, pero el mejor fue aquel, hasta el que comienza esta semana en Miyazaki, Japón.

El Rulo Prenski, el mejor hispanoamericano junior en el torneo, finalizó 15.
Magnum Martínez logró un muy respetable 15, empatado con su compatriota Pedro Rangel. Foto: ISA/Rommel González
Neridah Falconer de Australia, campeona del mundo en 1996. Es curioso como iban dos damas por equipo, frente a seis hombres y cuatro juniors hombres. No existía la división junior damas. Foto: EOS