La inequidad de género de la WSL puesta en práctica

El QS 6.000 de Newcastle que se está realizando en este momento como ejemplo

No está bien hacer ruido por una cosa cuando esa cosa en realidad es otra. El año pasado y recientemente durante el día de la mujer, la WSL hizo y continuó una gran campaña en la que señalaba que de ahí en adelante los premios en dinero serían iguales para hombres y mujeres en los eventos “controlados” por la WSL.

Ese “controlados” es un matiz importante que no estaba en el título a lo que ninguna autoridad se refirió, sobre esto se publicó en DUKE algunos conceptos al respecto (ver aquí). El QS 6000 que se está realizando en este momento en Newcastle, Australia es un buen ejemplo.

El lema fue “iguales por naturaleza”, el título fue que la WSL «anuncia igualdad en los premios en dinero» y los principales medios y deportistas del mundo, no endémicos, repitieron el titular.

Pero partiendo de la base de que el CT de damas tiene 16 + 2 mujeres y el de hombres 32 + 4, hablar de igualdad se hace ridículo, pero hurgando solo un poquito más hay más detalles a tener en cuenta.

En aquel entonces escribíamos: “Es desesperante ver que ellas, que supieron pasar por el QS, Lakey, Tatiana, Steph Gilmore, Carissa y demás aparecen celebrando esto como una victoria. Sí, es muy bueno que quien antes se ganaba 65.000 dólares ahora se va a llevar 100.000, pero no se puede presentar como igualdad de género cuando la mayoría de las surfistas de la WSL no la va a estar obteniendo”.

Pasado en la práctica esto se traduce a lo que se ve aquí, para la premiación del QS 6.000 que concluirá este fin de semana en Australia:

Pasado en limpio: 
1º: 20.000 – 1ª: 12.000
2º: 8.000 – 2ª: 6.000
3º: 3.800 – 3ª: 3.000
5º: 2.500 – 5ª: 1.900
9º: 2.000 – 9ª: 1.250
17º: 1.800 – 17ª: 900
25º: 1.300 – 25ª: 750
37º: 1.200 – 37ª: 600
49º: 550 – 49ª: 0
73º: 450 73ª: 0

Ubicarse 17 le da 1050 puntos a damas y a hombres, pero para las primeras esto se traduce en 900 dólares y para los segundos 1.800, ¡el doble! Ubicarse noveno son 1250 dólares para ellas, 2.000 para ellos. Y la escala se mantiene más o menos así así hasta la victoria 20.000 para hombres y 12.000 para mujeres o hasta el 73 o 49 que uno gana y el otro no.

Habrá personas a las que les resulte bien que esto suceda (algunos hablan de que son menos y que no sería lo correcto ganar lo mismo por ganar menos series –es lo que argumentaba la WSL hasta no hace tanto-). Ahora, lo que seguro no es justo es hacer una campaña hablando de igualdad cuando suceden cosas como estas.

¿Cómo puede ser que se elabore una campaña entera hablando de igualdad cuando suceden estas cosas?

Como ya se ha dicho aquí, esta “reforma” acumuló más dinero a las que más tienen y dejó igual a las 500 que más lo necesitan. Y con esto y todo se celebra una igualdad que no existe.

Esta imagen, con Rio Waida y Zoe Steyn, que fue la que generó la ola de críticas hacia la WSL, se repetirá este en torneos de todo el mundo en 2019. Foto: WSL