Los QS de nivel en la región como receta para que un hispanoamericano (o más) entren al CT

El Peñascal Pro como ejemplo del dominio peruano en las olas pesadas de su casa


Foto de portada: No son muchos los seres humanos que saben colocar la tabla donde Cristobal de Col la está colocando en Peñascal. Y esto fue durante el primer día del campeonato, cuando estaba más chico y limpio. Imagen: WSL/Kirfa

Se está realizando en la Sunset peruana el QS Peñascal Pro, las olas han estado épicas para el común de los eres humanos, para los peruanos ni siquiera las olas se acercaron a estar épicas, tal vez estaban “buenas” pues ellos están acostumbrados a ver mares de esos; son condiciones en las que ellos surfean cómodos.

Ayer los paredones de agua llegaban a estar doble overhead plus en las más grandes, el mar estaba un poco “movido”, movido en términos hawaianos o peruanos. Hubo algunas olas épicas surfeadas que no tuvieron nada que envidiarle a cualquier QS en Sunset o Haleiwa. Ataques a labios pesados, tubos complicados y power carvings de verdad, de surfing de clase. Y no hubo ni un aéreo.

Y lo más interesante de todo es que este no fue un swell que encendió al Pacífico entero y generó luces verdes para los eventos de olas grandes, más cerca se está del invierno en el hemisferio norte que en el sur. Era un swell moderado, un swell que tal vez a un peruano no lo mueve demasiado (porque está acostumbrado), pero los momentos que se vivieron en el torneo fueron intensos.

Hay un par de filmaciones de Alonso Correa, Manuel Selman y Cristobal de Col, entre otros atacando un par de secciones que la mayoría de los surfistas mirarían de lejos en la playa o surfeando derechito con una ocho pies. Hubo también algunos tubos, como el del argentino Nacho Gundesen que se metió en una masa asquerosa de agua y no salió para clasificar a la siguiente fase, pero seguro le hizo acordar más a Hawái que a otra cosa.

Van dos días de evento y los cuartos de final de damas y hombres ya fueron definidos:
Alonso Correa (PER) vs Luel Felipe (BRA)
Cristobal de Col (PER) vs Guillermo Satt (CHI)
Lucas Silveira (BRA) vs Gabriel Vargas (PER)
Manuel Selman (CHI) vs Wesley Leite (BRA)

En damas, así va la cosa:
Mimi Barona (ECU) vs Vania Torres (PER)
Julia Camargo (BRA) vs Analí Gómez (PER)
Karol Ribeiro (BRA) vs Natalia Escobar (CHI)
Leilani Aguirre (PER) vs Melanie Giunta (PER)

Un par de días atrás Alonso Correa decía en entrevista con DUKE, luego de obtener un resultado de peso en un QS con olas de pointbreak, que lo que verdaderamente le haría la diferencia a los peruanos sería tener QSs de mayor peso en su casa, en las olas que crecieron surfeando (nótese por ejemplo que Gabriel Vargas es un juvenil de 17 años y está en cuartos de final de un QS de respeto). Y esto, remitiéndose a los resultados que pueden verse arriba se aplica también a los chilenos y ecuatorianos.

Si fuera un QS 10.000 esos 630 puntos que se garantizaron los surfers por meterse en cuartos de final serían 5200. Eso es poco menos de un tercio de lo que se necesita para entrar en el CT. Claro, todas las estrellas estarían en Peñascal, pero, ¿quien dice que esos zapatazos que metieron Alonso, Manuel y Cristobal ayer, los puede meter Deivid Silva, Peterson Crisanto, Evan Geiselman y Jorgann Couzinet, que actualmente están en zona de clasificación por resutlados en olas chicas?

Es algo a tener en cuenta. Campeonatos QSs 6.000 y 10.000 en la región pueden finalmente ser el martillazo que le falta al clavo para que un hispanoamericano hombre finalmente entre al CT.