Un grupo del CT agradece la decisión de la WSL, el resto la "respeta"

Estas fueron las posturas de los competidores del torneo una vez que fue históricamente cancelado por la abundancia de tiburones en la zona


Los surfistas brasileños, que fueron los primeros en pronunciarse en contra de que el Margaret River Pro continuase, agradecieron la histórica decisión de la WSL de haber suspendido el torneo a mitad de camino. A ellos se les sumó también Stephanie Gilmore, Johanne Defay, Tatiana Weston-Webb y Michel Bourez, que agradecieron en redes la decisión que responde a cuidarlos a todos.

El resto de los surfistas que se expresaron de alguna u otra forma en contra, dejaron claro que respetaban y entendían que se tuviera miedo y que se llegue a hacer eso. Algunos que se sabe que querían seguir adelante con el torneo son Jordy Smith, Connor O’Leary, Kael Walsh, Mikey February, Mikey Wright y Bronte Macaulay que informaron se fue a surfear en la mañana de la cancelación.

En tanto, hubo un montón de surfers que ni se pronunciaron sobre la decisión, como Julian Wilson, los tres hermanos Wright, Ace Buchan, Pat Gudauskas, Frederico Morais, Wade Carmichael, Zeke Lau, Kolohe, Kanoa, Joan Duru, Jessé Mendes, Keanu Asing, Malia Manuel, Sally Fitzgibbons, Silvana Lima y Keely Andrew.

"Me estoy quedando en una casa con Mikey February y Mikey Wright y todos nos decimos: ‘¿Cuál es el problema?’. Creo que crecimos surfeando con tiburones por lo que es difícil ver lo que le pasa a los brasileños que no tienen estos problemas”, dijo Connor O'Leary. Foto: WSL/Cestari

En una postura más tolerante, a mitad de camino, se pronunció Conner Coffin: “Cada vez que me voy a surfear donde sea que hay muchos tiburones, me tomo un minuto para ser consciente que si llegó mi turno, será mi turno. Amo el océano y amo surfear y esa es mi manera de sentirme cómodo compartiendo el lineup con tiburones. Habiendo dicho eso, respeto al 100% que otros surfistas no se sientan confortables de continuar con el torneo aquí y respaldo la decisión de la WSL y espero que complete el torneo en algún lado”.

Lo mismo hizo Carissa Moore: “Me pone triste que hayan cancelado la competencia, pero respeto y aprecio que la WSL nos cuide”.

Medina agradeció que se haya puesto por encima la seguridad de los surfistas, Toledo fue en la misma línea y dijo que “jamás” ira contra sus miedos. En tanto, el novato Willian Cardoso dijo: “Fue la decisión acertada. Había riesgos. Me siento más seguro para mi profesión, mi familia y mi responsabilidad de representar a Brasil”.

 

En tanto, Jordy Smith señaló: “Debes respetar a algunos de los surfistas y la decisión de la WSL. Es como es. Yo estoy triste”, le dijo a Stab.

Connor O’Leary, otro de los que no estuvo de acuerdo con la decisión, también le dijo a la mencionada revista: "Me estoy quedando en una casa con Mikey February y Mikey Wright y todos nos decimos: ‘¿Cuál es el problema?’. Creo que crecimos surfeando con tiburones por lo que es difícil ver lo que le pasa a los brasileños que no tienen estos problemas”.

Algunos fueron más enfáticos, como el suegro de Sebastian Zietz, que le mandó el siguiente mensaje: “¿Van a meter esos culos de maricones allá fuera o esos pescados malos todavía están ahí. No tienen huevos”.

Había gente que quería ver el espectáculo.

El tahitiano Michel Bourez dijo que pasaría del tour de surf al tour de vinos y el hawaiano Keanu Asing quiso cambiar su ticket pero le costaría 5000 dólares por lo que, como buena parte del resto, se dedicó a tomar vino.

La cancelación tuvo lugar porque el pasado lunes de mañana un ciudadano argentino, Alejandro Travaglini sufrió un fuerte ataque cerca de la zona del campeonato, hiriendo sus dos piernas de gravedad y siendo trasladado de urgencia a un hospital en Perth. Horas más tarde, otro surfer, esta vez danés, fue atacado también en una playa cercana.

Las quejas de los surfistas brasileños Gabriel Medina, Adriano de Souza e Italo Ferreira, ante esta situación tuvieron cabida en la cúpula de la WSL y la decisión es la sabida.