Seis hispanos que dejaron su marca en la historia del Volcom Pipe Pro

Un recorrido que empieza en la victoria de Carlos Cabrero en el 2000 a las semis de Alvaro Malpartida en 2018


Nota patrocinada por Volcom

El Volcom Pipe Pro es un evento más que especial y su historia se ha escrito con sangre, sudor y lágrimas de los mejores tuberos del mundo en el mejor tubo del mundo.

El evento comenzó en 1985 llamándose primero HIC Pro, luego fue Monster Energy Pro y hace 10 años Volcom Pipe Pro.

En estos años muchos pedazos de piel se han dejado en el reef de Pipe en base a que mucha acción de los mejores del mundo se desplegó en el que es uno de los mejores torneos del mundo.

Lectura relacionada: Algunos motivos que hacen que el Volcom Pipe Pro sea uno de los mejores eventos del calendario

Aquí se recolectan algunos momentos muy especiales:

De izquierda a derecha: Carlos Cabrero, Dean Morrison, Andy Irons y Braden Dias. El boricua se convirtió ese día en el único latino en ganar el evento en más de 30 años de historia. Foto: Archivo de Cabrero

La victoria de Carlos Cabrero en el 2000

Carlos Cabrero fue el único latinoamericano en la historia que ganó este torneo –latinoamericano en el sentido real, considerando brasileños- desde que comenzó en 1990 llamándose HIC Pipe Pro. Cabrero ganó una final impresionante ante Braden Diaz, Andy Irons y Dean Morrison en un día que Pipe quebraba con tubazos de seis a ocho pies.

“Todos los años cuando empieza el evento de Pipe de febrero me vienen muchos recuerdos y me siento muy orgulloso de haberlo ganado. En este milenio solo dos goofy footers han logrado ganar en Pipe: Rob Machado y yo. Te puedes imaginar lo emocionante que es poder decir que soy puertorriqueño y represento a Latinoamérica y llevar un logro de esta magnitud en este deporte que es tan competitivo a nivel mundial. Fue el sueño más grande que deseé desde que comencé a surfear”, le dijo a DUKE recordando aquella histórica gesta.

“Nadie se esperaba que este jibarito de Santurce, Puerto Rico, iba a ganar el HIC Pipe Pro del año 2000”, agregó.

Gabriel Villaran y Pipe, una amista de varios años. Foto: Red Bull

La final de Gabriel Villarán en 2006

El día final de esa edición de lo que en aquel entonces se llamaba Monster Energy Pro, tuvo olas absolutamente épicas de 6 a 10 pies y condiciones épicas.

Villarán, que ese año fue campeón panamericano, el año anterior había sido campeón latinoamericano, y ya mostraba gusto y talento en olas pesadas, ese año se declaró para el mundo como un definitivo especialista en los tubos. Las notas de prensa lo proclaman como la gran sorpresa del torneo.

La final fue vencida por Rob Machado que ya estaba retirado del tour pero eligió competir en el torneo y lo ganó. En segundo se ubicó Fred Patacchia y en tercero Ian Walsh.

Después de meter varios scores altos rumbo a la gran final, Villarán no encontró sus olas en la gran final pero hizo historia para el continente.

 

Cuando Carlos Muñoz ganó el Todd Chesser award

Todd Chesser era un waterman, un big rider, un ripeador y un gran amigo de sus amigos que perdió la vida mientras surfeaba en un spot de outside del North Shore en 1997. El premio que da la madre de Todd, Janine, es al más mandado, al más jugado.

En 2012 un talentoso tico de 19 años llamó la atención de todos en el Volcom Pipe Pro de ese año, se llevó unos olones, un par de 10 a su nombre y finalizó el torneo en noveno.

Al igual que Cabrero con la victoria del torneo, Carlos Muñoz fue el único latino que ganó este premio desde que se empezó a entregar.

Marco Giorgi en el que seguramente fue uno de los mejores días de su vida. Foto: WSL/Heff

El quinto de Marco Giorgi en Pipe épico en 2016

Este Pipe Pro tuvo muchos ingredientes para ser especial: Se realizó en el medio de uno de los mejores inviernos hawaianos de los últimos tiempos, Slater se reencontró con la victoria después de dos años y el mar durante el día final estuvo absolutamente épico.

Los locutores del torneo se preguntaban qué era Uruguay, conocían poco a Marco Giorgi, pero serie a serie se fueron sorprendiendo y de a poco se fue posicionando como favorito.

Después de haber pasado por cuatro series de las que ganó tres, en semis se encontró con Slater y Bruce Irons. Todo se redujo a una bomba de la que no pudo salir y se despidió del torneo en quinto. Mereció ganar el Todd Chesser Award ese año.

Usuna en Pipe la semana pasada. En sintonía, como en 2016. Foto: Scotty Hammonds

El día que Lele Usuna le ganó a John John y terminó quinto en el evento

La edición 2017 del Volcom Pipe Pro se llevó a cabo principalmente en días de Backdoor que beneficiaron al talento de frontside en olas tubulares del argentino. Usuna pasó cuatro series, tres en segundo y dos en primero, y en semis se enfrentó con quien a la postre ganó el evento, el australiano Soli Bailey.

Los otros dos en el agua fueron John John Florence, que recién se había consagrado campeón del mundo por primera vez (y que es el surfer que más ganó en este evento, con cuatro victorias), y Griffin Colapinto, que luego sería parte del CT.

Florence ocupó el cuarto lugar en esa serie, y con eso, el argentino puede decir tranquilamente que le ganó en su playa al bicampeón del mundo.

Malpartida en semis el año pasado

La clase y el olfato para los tubos cuadrados de Alvaro Malpartida se puso frente a los ojos del mundo entero en la épica edición del Volcom Pipe Pro del año pasado, especialmente en el día final que tuvo nueve horas de Pipe increíble.

El peruano pasó cuatro series, de las que venció dos, una de ellas, tuvo su toque histórico porque pasó junto con su compatriota Joaquín del Castillo, haciendo un uno-dos y dejaron al ahora CT Mikey Wright y al local Tanner Hendrickson afuera. En la siguiente dejó afuera al ganador de los trials del Pipe Masters del año pasado, Finn McGill y en la serie siguiente no pudo contra Jamie O’Brien, Weslley Dantas y Mitch Parkinson.

El premio consuelo de quedarse en la puerta de la final fue que los de seguridad acuática lo dejaron surfear media hora de Pipe impresionante mientras que preparaban y presentaban la gran final.

“Mucha adrenalina, correr Pipeline tantos días, unos tubazos solo con cuatro personas en el agua y con prioridad, la verdad fue una delicia. Ha habido muy buenos campeonatos en la vida y con buenas olas, pero Pipeline es Pipeline. Fue un campeonato épico, pero no sabría si el mejor”, le dijo a DUKE en entrevista post evento.